Hay algunas buenas razones para restablecer la configuración de fábrica de una Xbox 360. Restablecer una Xbox 360 puede solucionar algunos problemas extraños que pueden surgir después de años de uso, y también es una buena idea para borrar todos los datos antes de cambiar tu vieja consola o regalarla.

Busque el número de serie de su consola y haga una copia de seguridad de todos sus archivos antes de comenzar a restablecer la Xbox 360.

Limpiar el caché en la Xbox soluciona muchos problemas comunes y no es un paso tan serio como restablecer los valores de fábrica de la consola.

Restablecer una Xbox 360 es un proceso bastante fácil, pero es un paso serio que no se puede deshacer. Cuando restableces tu consola, pierdes los juegos, los datos guardados, los temas y los avatares de los que no has hecho una copia de seguridad. En muchos casos, borrar la caché de tu Xbox 360 puede ser la mejor opción.

  1. En el menú Configuración del sistema , seleccione Almacenamiento .
  2. Seleccione Disco duro .
  3. Presione el botón Y para abrir las Opciones del dispositivo .
  4. Seleccione formato .
  5. Seleccione  para confirmar su elección.
  6. Ingrese el número de serie de su consola
  7. Seleccione Listo , luego espere a que se complete el proceso de formateo.

    reiniciar tu Xbox 360

    reiniciar tu Xbox 360

Una vez que haya terminado de restablecer su Xbox 360, enciéndala para confirmar que sus datos se han ido. Si el proceso fue exitoso, se le pedirá que configure su Xbox 360 como lo hizo cuando era nueva. La consola ahora está lista para que la venda o la regale, o puede volver a iniciar sesión con su cuenta de red Xbox si realizó el restablecimiento para solucionar un problema persistente.

Intenta borrar la caché de tu Xbox 360

Restablecer una Xbox 360 es un proceso bastante fácil, pero es un paso serio que no se puede deshacer. Cuando reinicia su consola, pierde todos los juegos, guarda datos, temas y avatares que no ha respaldado. En muchos casos, borrar el caché de su Xbox 360 puede ser la mejor opción.

Puedes solucionar muchos problemas comunes de tu Xbox 360 simplemente borrando la caché. Esto elimina los archivos temporales y los datos almacenados en la memoria caché del sistema durante el uso normal. Dado que la limpieza de la memoria caché es rápida y fácil, y los archivos temporales corruptos pueden causar un montón de problemas, es una buena idea para tratar de esto antes de intentar un restablecimiento completo de fábrica.

  1. Pulse el botón de la Guía para abrir la Guía de Xbox.
  2. Vaya a la pestaña Configuración.
  3. Seleccione Ajustes del sistema.
  4. Con el menú de Ajustes del sistema abierto, seleccione Almacenamiento.
  5. Seleccione Disco duro.
  6. Pulse el botón Y para abrir las Opciones del dispositivo.
  7. Seleccione Borrar la caché del sistema.
  8. Seleccione Sí para confirmar la operación y espere a que termine el proceso.
  9. Reinicia tu Xbox 360, y comprueba si tus problemas persisten.

Si sigues teniendo problemas después de restablecer la caché del sistema, o quieres preparar tu sistema para venderlo o regalarlo, es el momento de restablecer de fábrica la Xbox 360. Antes de eso, sin embargo, tendrás que hacer una copia de seguridad de tus datos y formatear el disco duro.

Preparación para el restablecimiento de fábrica de la Xbox 360

El restablecimiento de la configuración de fábrica de la Xbox 360 no es difícil, pero es un proceso serio que no puede deshacerse. Para restablecer la Xbox 360, primero tendrás que hacer una copia de seguridad de tus juegos, perfiles, temas y otros datos en un disco externo, y luego formatear el disco duro de la Xbox 360.

Si te vas a deshacer de tu Xbox 360, también puedes quitar el disco duro antes de vender o regalar la consola. El nuevo propietario tendrá que instalar su propio disco duro o utilizar una tarjeta de memoria.

Localiza el número de serie de tu Xbox 360 antes de restablecerla

Antes de restablecer tu Xbox 360, localiza el número de serie de tu consola y anótalo. Cuando intentes formatear el disco duro, normalmente no podrás proceder sin este número.

Puedes encontrar el número de serie de tu Xbox 360 en la parte posterior de la consola, pero si el número se ha rayado u ocultado, también puedes encontrarlo en el menú de configuración del sistema:

  1. Pulse el botón Guía para abrir la Guía Xbox.
  2. Navegue hasta la pestaña Configuración.
  3. Seleccione Configuración del sistema.
  4. Con el menú de Configuración del sistema abierto, seleccione Configuración de la consola.
  5. Desplácese hacia abajo para seleccionar Información del sistema.
  6. La pantalla de Información del sistema tiene mucha información sobre su consola Xbox 360, pero lo que necesita es el número de serie de la consola.
  7. Localiza el Número de Serie de la Consola, escríbelo y luego presiona el botón B de tu mando hasta que vuelvas al menú principal de Configuración del Sistema.

Cuando reinicies tu Xbox 360, se eliminará toda la información que esté almacenada en el disco duro. Esto incluye todos los juegos que hayas descargado, los datos guardados, tu perfil y todo lo que esté almacenado en el disco duro. Si quieres conservar alguno de estos datos, debes hacer una copia de seguridad.

Tu perfil se eliminará de la Xbox 360, pero esto no eliminará tu cuenta de Xbox Live ni cancelará tu suscripción a Xbox Live. Podrás volver a iniciar sesión en esta consola o en cualquier otra en el futuro.

Haga una copia de seguridad de sus datos

Cuando hagas una copia de seguridad de los datos en una Xbox 360, puedes elegir entre transferir todo a la vez o un elemento cada vez. Para mover todo a la vez:

MUEVA TODO A LA VEZ

  1. Conecta un disco duro USB o una unidad de memoria USB a tu Xbox 360.
  2. En el menú Configuración del sistema, seleccione Almacenamiento.
  3. Seleccione Disco duro.
  4. Pulse el botón Y para que aparezcan las Opciones de dispositivo.
  5. Seleccione Transferir contenido.
  6. Seleccione su dispositivo de almacenamiento USB.
  7. Seleccione Iniciar.

No podrás transferir los datos si tu disco duro externo no tiene suficiente espacio de almacenamiento.

SELECCIONAR ELEMENTOS DE COPIA DE SEGURIDAD MANUALMENTE

Si prefieres seleccionar manualmente los elementos de los que quieres hacer una copia de seguridad, también puedes hacerlo.

  1. Conecta un disco duro USB o una memoria USB a tu Xbox 360.
  2. En el menú de Configuración del sistema, selecciona Almacenamiento.
  3. Selecciona Disco Duro.
  4. Selecciona Juegos y Aplicaciones.
  5. Selecciona un juego del que quieras hacer una copia de seguridad.
  6. Pulsa el botón A, luego Pulsa el botón A de nuevo.
  7. Selecciona Mover.
  8. Pulsa el botón A para eliminar la copia original y moverla a tu soporte externo.

    También puedes seleccionar Copiar para dejar una copia en tu disco duro. Elige esto si no vas a completar el restablecimiento inmediatamente y quieres jugar a tus juegos mientras tanto.

  9. Selecciona tu dispositivo de almacenamiento USB.
  10. Pulsa el botón A.
  11. Espera a que la Xbox 360 termine de hacer la copia de seguridad de tus datos.
  12. Pulsa el botón B.
  13. Selecciona otro elemento, y repite este proceso tantas veces como sea necesario.
  14. Cuando hayas terminado, pulsa el botón B hasta que vuelvas al menú de Configuración del sistema.

Cómo reiniciar la Xbox 360

Una vez que hayas anotado el número de serie de tu consola y hayas hecho una copia de seguridad de todos tus archivos, estás listo para reiniciar tu Xbox 360. Esto implica formatear el disco duro, lo cual no se puede deshacer. Cuando termines, tu Xbox 360 volverá a su estado original de fábrica.

  1. En el menú de Configuración del Sistema, selecciona Almacenamiento.
  2. Selecciona Disco Duro.
  3. Pulsa el botón Y para abrir las Opciones del dispositivo.
  4. Selecciona Formatear.
  5. Selecciona Sí para confirmar tu elección.
  6. Introduce el número de serie de tu consola.
  7. Selecciona Hecho, y espera a que el proceso de formateo se complete.

Una vez que hayas terminado de restablecer tu Xbox 360, enciéndela para confirmar que tus datos han desaparecido. Si el proceso fue exitoso, se te pedirá que configures tu Xbox 360 tal como lo hiciste cuando era nueva. La consola ahora está lista para que la vendas o la regales, o puedes volver a iniciar sesión con tu cuenta de Xbox Live si realizaste el restablecimiento para solucionar un problema persistente.