El uso de los detectores de movimiento como sensores permite que un sistema domótico haga que se produzcan eventos específicos de forma automática. Pueden hacer que una luz se encienda automáticamente, que una cámara empiece a grabar o que suene una alarma. Los detectores de movimiento pueden convertirse en los ojos de su sistema domótico.

Cómo funcionan los detectores de movimiento

La mayoría de los detectores de movimiento modernos son sensores PIR (infrarrojos pasivos). Esto significa que el detector no detecta el movimiento, sino que mide la luz infrarroja (calor), o los cambios en el nivel de calor. Los detectores PIR miden el nivel de calor ambiental de una habitación, y cuando detectan que ese nivel cambia rápidamente, el detector lo interpreta como movimiento. La rapidez con la que la luz tiene que cambiar es configurable, lo que se conoce como la sensibilidad del detector. Los detectores de movimiento funcionan mejor cuando un cuerpo caliente pasa por delante de ellos, como alguien que pasa caminando. Los detectores PIR son menos sensibles al movimiento lento o a un objeto que se acerca a ellos. El rango de detección típico para un detector de movimiento PIR está entre 25 y 35 pies (8 a 11 metros) desde el sensor.

Deficiencias de los detectores PIR

Los detectores PIR miden el calor y, por lo tanto, pueden interpretar cualquier cambio repentino de calor como movimiento. Esto puede incluir rayos de sol repentinos (abrir las cortinas), unidades de aire acondicionado y calefacción cercanas, y chimeneas. Si encuentra que su detector de movimiento está dando demasiadas falsas alarmas, compruebe su ubicación para detectar posibles interferencias de estas fuentes.

Automatización del hogar Detectores de movimiento

Los detectores de movimiento son un componente omnipresente en los sistemas de automatización del hogar y están disponibles en prácticamente todas las tecnologías de automatización del hogar. Suelen utilizarse para encender las luces de una habitación, ajustar la temperatura del termostato o notificar a los sistemas de seguridad de un robo. Muchos detectores de movimiento son inalámbricos y están diseñados para las populares tecnologías de automatización del hogar inalámbricas como INSTEON, Z-Wave y Zigbee. Los detectores de movimiento inalámbricos ofrecen la comodidad añadida de poder instalarse en lugares en los que no hay corriente eléctrica. Esa capacidad hace que estos dispositivos sean esenciales para muchos sistemas de automatización del hogar. Los precios de los detectores de movimiento inalámbricos suelen oscilar entre 25 y 40 dólares.