Home Autos y vehículos Distribución electrónica de la fuerza de frenado

Distribución electrónica de la fuerza de frenado

by Miguel Carpio Terrón

La distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD) es un sistema de control adicional de los frenos que puede aumentar y mejorar la funcionalidad de los frenos antibloqueo.

Esto se logra típicamente mediante el control de un número de diferentes sistemas y sensores y la variación de la cantidad de fuerza aplicada a cada pinza de freno individual. Al modular la cantidad de fuerza de frenado que se aplica, en función de las condiciones de la carretera y de la conducción, los frenos EBD pueden ayudar a prevenir los peligrosos derrapes.

¿Cómo funciona la distribución electrónica de la fuerza de frenado?

Dado que la mayoría de los fabricantes de equipos originales (OEM) ofrecen al menos un modelo con EBD, hay una gran cantidad de diferentes tipos de frenos EBD que se puede encontrar.

Sin embargo, los sistemas EBD suelen hacer uso de componentes como:

  • sensores de velocidad
  • moduladores de la fuerza de frenado
  • unidades de control electrónico
  • sensores de guiñada
  • sensores del ángulo del volante

Muchos de estos componentes también son utilizados por otros sistemas relacionados con los frenos, como el control electrónico de estabilidad y el control de tracción.

La forma en que los frenos EBD suelen funcionar es que el sistema mira los datos de los sensores de velocidad para determinar si alguna de las ruedas no está girando a la misma velocidad que las demás. Si se encuentra una discrepancia, que indica que una rueda puede estar patinando, se pueden tomar medidas correctivas.

Estos sistemas también pueden comparar los datos de un sensor de guiñada con los datos de un sensor de ángulo del volante para ver si el vehículo está sobre o subvirando. Esos datos son procesados por la unidad de control electrónico para determinar la carga relativa en cada rueda.

Si la unidad de control electrónico determina que una o más ruedas están sometidas a una carga menor que las demás, es capaz de utilizar moduladores de fuerza de frenado para reducir la fuerza de frenado en esa rueda. Esto ocurre dinámicamente, por lo que la fuerza de frenado puede ser modulada continuamente en respuesta a las condiciones imperantes.

¿Para qué sirve la distribución electrónica de la fuerza de frenado?

El propósito del EBD es similar a los propósitos de las tecnologías relacionadas como los frenos antibloqueo y el control de tracción. Todas estas tecnologías están diseñadas para evitar que las ruedas de un vehículo se bloqueen, lo que puede hacer que el conductor pierda el control muy rápidamente. A diferencia de otros sistemas de frenos, el EBD es capaz de modular dinámicamente la fuerza de frenado que se aplica a cada rueda.

La idea general detrás de la distribución electrónica de la fuerza de frenado es que las ruedas se bloquean más fácilmente cuando están bajo una carga ligera. Las válvulas dosificadoras tradicionales solucionan este problema aplicando diferentes niveles de fuerza de frenado a las ruedas delanteras y traseras, pero estas válvulas hidráulicas no son capaces de reaccionar ante diferentes circunstancias y condiciones.

En circunstancias normales, el peso de un vehículo se desplaza hacia delante al reducir la velocidad. Dado que eso pone una carga más pesada en las ruedas delanteras que en las traseras, los sistemas EBD pueden responder a esa situación disminuyendo la fuerza de frenado en las ruedas traseras. Sin embargo, un vehículo muy cargado en la parte trasera se comportará de forma diferente. Si el maletero está lleno de equipaje, un sistema EBD es capaz de detectar ese aumento de carga y modular la fuerza de frenado en consecuencia.

¿Cuál es la mejor manera de conducir un vehículo que tiene distribución electrónica de la fuerza de frenado?

Si se encuentra en un vehículo que incluye EBD, debe conducirlo como cualquier otro vehículo que tenga frenos antibloqueo.

Estos sistemas funcionan entre bastidores para ajustarse automáticamente al peso extra en el maletero, a las condiciones de hielo o humedad y a otras variables, por lo que no es necesario ningún esfuerzo adicional por su parte. Sin embargo, es una buena idea tener más cuidado al frenar y tomar las curvas hasta que se familiarice con la forma en que el vehículo se maneja.

¿Qué ocurre cuando falla la distribución electrónica de la fuerza de frenado?

En caso de fallo del EBD, el sistema de frenos convencional debería seguir funcionando con normalidad. Esto significa que, por lo general, no tendrás problemas si tienes que conducir un vehículo con un sistema EBD que no funciona. Sin embargo, tendrá que tener más cuidado al frenar.

Dado que el EBD y el ABS (Sistema de Frenado Automático) utilizan muchos de los mismos componentes, sus frenos antibloqueo a menudo fallarán al mismo tiempo que su sistema de distribución electrónica de la fuerza de frenado, lo que significa que puede necesitar bombear sus frenos en lugar de aplicar una presión constante.

Algunos fabricantes recomiendan que compruebe el nivel del líquido de frenos si sospecha que el sistema EBD no funciona correctamente, ya que algunos vehículos utilizan la misma luz de advertencia de líquido bajo que se utiliza para otros problemas de frenos. Si el nivel de líquido es bajo, debe evitar conducir el vehículo hasta que se haya rellenado y un mecánico debe inspeccionar el sistema en busca de fugas.

Se ha producido un error. Por favor, inténtelo de nuevo.

Gracias por registrarse.

Related Posts