Cuando tu PlayStation 4 no se enciende, puede que oigas un pitido y veas una luz, o puede que no haya señales de vida en absoluto. Este problema puede estar causado por una serie de cuestiones, pero hay unos cuantos pasos sencillos de solución de problemas que puedes seguir para que tu consola vuelva a funcionar.

Estas instrucciones se refieren en general a todas las versiones de la PlayStation 4, con instrucciones específicas del modelo cuando sea necesario.

¿Por qué no se enciende mi PS4?

Cuando una PS4 no se enciende, la causa puede ser un problema de hardware, de software, de software corrupto o de firmware o de alimentación.

Cuando los problemas de software impiden que una PS4 se encienda, suelen deberse a una actualización incompleta del sistema, a archivos corruptos o incluso a un disco duro defectuoso. Es posible que tenga un problema con el cable de alimentación, la regleta, el protector contra sobretensiones o incluso la toma de corriente. Probando cuidadosamente diferentes combinaciones, puede identificar con seguridad el origen de este tipo de problema y luego rectificarlo.

Cómo arreglarlo cuando una PS4 no se enciende

Para solucionar un problema en el que su PS4 no se enciende, realice cada uno de los siguientes pasos en orden.

Interrumpa la alimentación de la PS4. Primero desenchufa el cable de alimentación de tu PS4 durante al menos 30 segundos, y luego vuelve a enchufarlo. Una vez que esté enchufado de nuevo, puedes intentar encender la consola.

Apaga tu PS4. Apaga la consola manteniendo pulsado el botón de encendido aunque parezca que la consola ya está apagada. Después de que las luces dejen de parpadear, o que hayan pasado unos 30 segundos, retira los cables de alimentación y deja que tu consola repose durante al menos 20 minutos. Mantén pulsado el botón de encendido de nuevo, mientras la consola sigue desenchufada. A continuación, vuelve a enchufar la consola y comprueba si se enciende.

Prueba con otro cable de alimentación. Si tienes otro cable de alimentación disponible, retira el cable actual y prueba con el otro.

Tu PS4 utiliza un cable de alimentación estándar IEC C7, que es el mismo que utiliza la Xbox One S y una gran variedad de dispositivos electrónicos. Si no tienes ningún dispositivo de este tipo, estos cables se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas de electrónica.

Prueba con otra regleta o toma de corriente. Si estás utilizando una regleta o un protector de sobretensión, es posible que se haya estropeado. Comprueba si otros dispositivos funcionan utilizando la toma de corriente a la que está conectada tu PS4, y prueba a enchufar tu PS4 en una toma diferente.

Limpia el polvo de tu consola. Utilizando aire comprimido o un soplador electrónico, sopla el polvo de tu PS4 a través de todos los orificios de ventilación. Dependiendo de la cantidad de polvo que tengas, es posible que tengas que desmontar la consola para limpiarla completamente.

Abrir tu PS4 para limpiarla puede anular la garantía. Si todavía tienes una garantía válida, puedes intentar limpiar el polvo sin abrir la carcasa.

Intenta insertar un disco de juego.Si el sistema introduce automáticamente el disco y se enciende, entonces deberías poder utilizar tu PS4 con normalidad. Si no puedes, entonces puede haber un problema con tu disco duro o con los archivos del sistema que se puede arreglar en modo seguro.

Intenta arrancar tu PS4 en modo seguro. El modo seguro permite que la consola arranque con sólo las funciones más básicas activas, por lo que a veces está disponible cuando una PS4 no arranca normalmente.

Para arrancar en modo seguro, primero apaga completamente tu consola. Luego mantén pulsado el botón de encendido hasta que oigas que la consola emite dos pitidos. Por último, tendrás que conectar un mando por USB y pulsar el botón PS.

Si puedes arrancar en modo seguro, probablemente tengas un problema de software. Intenta actualizar el software de tu sistema o realiza un restablecimiento de fábrica si nada más funciona.

Retira el disco duro de tu PS4. Con el disco retirado, intenta arrancar la PS4 de forma normal y luego en modo seguro si eso no funciona. Si hay un problema con tu disco duro, tu PS4 se encenderá ya sea con el método estándar o con el método de modo seguro. Es posible que puedas apagar la consola y reinstalar el disco duro en ese momento, pero es más probable que tengas que reemplazar el disco.

Retirar el disco duro puede anular la garantía. Si tienes una garantía válida, consulta con Sony sobre posibles reparaciones gratuitas antes de desmontar la consola.

Comprueba si hay signos de insectos. Las consolas PlayStation 4 tienen interiores cálidos y oscuros y grandes orificios de ventilación para que salga el calor, por lo que tienden a atraer insectos físicos. Si alguna vez has tenido problemas con los insectos en tu zona de juego, es muy probable que algunos hayan encontrado el camino hacia el interior de tu consola. Si ese es el caso, abrir la consola y limpiarla puede permitir que vuelva a encenderse.

Los insectos que viven en el interior de tu consola pueden haber provocado un cortocircuito en los componentes internos, en cuyo caso necesitarás una reparación profesional.

Asegúrate de que el botón de encendido está conectado internamente. El botón de encendido de la cubierta de la PS4 utiliza un pequeño contacto metálico para pulsar un botón en la placa de circuito interno, y es fácil volver a instalar la cubierta de manera que el botón de encendido deje de funcionar.

Intenta volver a quitar la cubierta e inspecciona la pieza metálica que se extiende desde el botón de encendido de la cubierta. Si no está rota, tenga cuidado al reinstalar la cubierta para asegurarse de que la pieza metálica entra en contacto con el botón de encendido dentro de su consola.

Si su consola nunca ha sido desmontada, no la desmonte para comprobar el botón de encendido. Hacerlo puede empeorar su problema si rompe la pieza que empuja el botón de encendido.

Reemplace su fuente de alimentación. En algunos casos, una fuente de alimentación defectuosa es la causa principal de que tu PS4 no se encienda. No es mucho más difícil de reemplazar que un disco duro de PS4, pero es algo que probablemente te costará diagnosticar definitivamente sin herramientas y conocimientos especiales. Por esa razón, puedes considerar consultar con un profesional antes de intentar reemplazar la fuente de alimentación tú mismo.