El uso de tu teléfono suele requerir acceso a Internet. Si no estás en un lugar donde puedas usar Wi-Fi, tienes que depender de una red de datos móviles para navegar por la web o consultar tus redes sociales. Los datos móviles, ya sea como parte de un servicio celular o de un plan de pago por uso, cuestan dinero. A menos que tengas un plan de datos ilimitado, cuanto más uses más pagarás.

Tiene sentido, por tanto, intentar reducir la cantidad de datos que utilizas siempre que sea posible. Aquí tienes algunos consejos y trucos para limitar tu uso de datos.

Restringir los datos en segundo plano

La mayoría de los sistemas operativos, incluidos iOS y Android, te permiten restringir los datos en segundo plano con sólo pulsar un interruptor en los ajustes de red. Al restringir los datos en segundo plano, algunas aplicaciones y servicios del teléfono no funcionarán a menos que tengas acceso a una red Wi-Fi. Tu teléfono seguirá funcionando, pero reducirás la cantidad de datos que se utilizan. Esta es una opción útil si te acercas al límite de tu asignación de datos al final de un mes.

Ver la versión móvil de los sitios web

Cuando ves un sitio web en el navegador de tu teléfono, todos los elementos, desde el texto hasta las imágenes, tienen que descargarse antes de poder mostrarse. Esto no es un gran problema cuando se ve el sitio web desde una conexión de banda ancha, pero en el teléfono cada uno de esos elementos consume un poco de tu asignación de datos.

La mayoría de los sitios web ofrecen ahora una versión de escritorio y una versión móvil. La versión móvil casi siempre incluye menos imágenes y es mucho más ligera y rápida de abrir. Muchos sitios web están configurados para detectar si se está viendo en un dispositivo móvil y mostrarán la versión móvil automáticamente. Si cree que está viendo una versión de escritorio en su teléfono, vale la pena comprobar si hay un enlace para cambiar a la versión móvil.

Aparte de la diferencia en el diseño y el contenido, normalmente se puede saber si un sitio web está ejecutando la versión móvil por la presencia de la letra «m» en la URL. La configuración del navegador suele permitirte seleccionar una preferencia para las versiones móviles. Pégate a la versión móvil siempre que sea posible y tu consumo de datos será menor.

No borres la caché

Hay argumentos para vaciar la caché del navegador (y la caché de otras aplicaciones) para ayudar a que tu teléfono funcione sin problemas. La caché es un componente que almacena los datos de los sitios web. Cuando el navegador solicita esos datos, tenerlos en la caché significa que se pueden proporcionar más rápidamente, porque no hay necesidad de que los datos se descarguen del servidor.

Vaciar la caché liberará la memoria interna y ayudará a que el sistema funcione con más fluidez, pero consumirá datos si estás en una red de operador. Los gestores de tareas y las utilidades de limpieza suelen borrar la caché, así que si tienes uno de ellos instalado, añade tu navegador a la lista de aplicaciones excluidas.

Utiliza un navegador de sólo texto

Hay varios navegadores de terceros, como TextOnly, que eliminan las imágenes de un sitio web y muestran sólo el texto. Al no descargar las imágenes, que son los archivos más grandes de cualquier página web, tu teléfono consumirá menos datos.