La frase «equilibrio entre la vida laboral y la personal» ha aparecido en innumerables manuales para empleados y folletos de contratación, pero pocas personas llegan a dominar la habilidad de equilibrar el trabajo con el ocio.

Si te encuentras cancelando salidas sociales porque tienes que trabajar, revisando el correo electrónico del trabajo en el partido de fútbol de tu hijo o llamando a tu jefe desde tus vacaciones en la playa, puede que estés sufriendo una falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Cómo equilibrar el trabajo y la vida personal

Como empresario, he aprendido la importancia de mantener una vida personal fuera del trabajo. Aunque puede ser difícil lograr el equilibrio adecuado entre el trabajo y el tiempo personal, especialmente a medida que se avanza en la carrera, es posible.

Estos son algunos de mis consejos favoritos para poder equilibrar el trabajo y tu vida personal, y vivir tu vida fuera de la oficina.

1) Deja de estar disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana

Adquirir el hábito de responder a los correos electrónicos y a las llamadas telefónicas fuera del horario de trabajo puede hacer que los compañeros esperen respuestas inmediatas de ti. Da la impresión de que siempre estás «de guardia», lo que hace que la gente siga poniéndose en contacto contigo después de las horas de trabajo.

Esto también hace que adquieras el hábito de revisar el teléfono y el correo electrónico todo el tiempo, lo que te aleja de esa cosa llamada vida personal.

Aunque pueda parecer imposible al principio, intenta desconectar por la noche y/o los fines de semana. Por ejemplo, ponte como norma dejar de consultar el correo electrónico después de las 8 de la tarde todas las noches. Asegúrate de que tus compañeros de trabajo y tu jefe sepan cómo ponerse en contacto contigo en caso de una verdadera emergencia laboral.

Lo más probable es que tus compañeros respeten tus nuevas normas de contacto, pero si te siguen bombardeando con correos electrónicos y llamadas fuera de las horas de trabajo, puede que sea el momento de tener una charla con tu jefe o con Recursos Humanos.

2) No te lleves el trabajo a casa

Un consejo habitual que se da a las personas a las que les cuesta conciliar el sueño es que dejen de ver la televisión o utilizar el ordenador mientras están en la cama.

El pensamiento detrás de esto es que usted necesita entrenar a su cuerpo para asociar su cama con el sueño. Al tener demasiadas «pantallas» en la cama, estás alejando tu mente del sueño.

El mismo concepto puede aplicarse al trabajo. Si mantiene el trabajo fuera de su casa, dejará de asociar su hogar con el trabajo. Crea una clara separación entre el trabajo y tu vida personal dejando el trabajo en la oficina.

Esto puede requerir quitar el correo electrónico del trabajo de tu teléfono, o al menos desactivar las notificaciones una vez que salgas de la oficina cada día.

Es inevitable quemar el aceite de medianoche de vez en cuando. Pero si necesitas trabajar hasta tarde, puede ser mejor quedarse en la oficina hasta tarde que trabajar en casa hasta altas horas de la madrugada.

3) Cultivar nuevos intereses y aficiones

La mejor manera de crear un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal es tener realmente una vida fuera del trabajo. Para ello, hay que dedicar tiempo y esfuerzo a otros intereses distintos a los de la carrera y el sector laboral, algo que es sorprendentemente infrecuente entre los adictos al trabajo.

Muchas personas dejan de lado sus aficiones cuando entran en el mundo laboral. Encontrar tiempo para tus intereses cuando trabajas toda la semana puede ser difícil, pero es importante sacar tiempo para ello.

Tanto si quieres aprender a tocar la guitarra como si quieres asistir a una clase de carpintería, piensa a qué podrías comprometerte de forma realista cada semana o cada mes. Una vez que se haya apuntado, añádalo a su calendario…

4) Programe actividades personales en su calendario

Trate su tiempo personal con el mismo respeto que su tiempo de trabajo programándolo en su calendario. El «tiempo para mí» recurrente, como el entrenamiento matutino o el partido de golf del domingo, merece un espacio en el calendario.

Esto le permite evitar llenar su calendario de trabajo y no tener tiempo para usted.

Tampoco es necesario que limites esta práctica a ti mismo.

Incluye en tu calendario eventos importantes para la familia y los amigos. Programe una cita nocturna recurrente con su cónyuge para asegurarse de que dedica suficiente tiempo a su relación.

Si tienes hijos, incluir sus actividades extraescolares o los entrenamientos deportivos en tu calendario te permite planificar tu horario de trabajo en función de sus eventos más importantes.

5) Utilice todo su tiempo de vacaciones

Muchas personas consideran que no tomarse nunca tiempo libre es una insignia de honor y un signo de su ética laboral superior. Pero las vacaciones son esenciales para evitar el agotamiento. Lo creas o no, en algunos países es un requisito que los directivos utilicen todas sus vacaciones.

La idea que subyace es que desconectar del trabajo durante unas semanas permite volver renovado y concentrado.

Cuando te tomes unas vacaciones, desconecta realmente del trabajo:

  • Deja en casa el portátil y el teléfono del trabajo.
  • Activa la notificación de «fuera de la oficina» en tu correo electrónico.
  • Comunica a tus compañeros de trabajo las fechas en las que no estás disponible.

Con suerte, volverás a la oficina no sólo con un buen bronceado, sino también con una perspectiva fresca y la energía necesaria para poner en práctica tus nuevas ideas.

Ponerse en primer lugar

Si te quedas con algún consejo de este post, debería ser éste: antepone siempre tu salud y tus relaciones personales al trabajo. El trabajo siempre estará ahí, pero no podrás recuperar el tiempo que no hayas dedicado a ti y a las personas que te importan.

¿Cómo equilibras el trabajo y tu vida personal? Deja un comentario a continuación.