¿Quieres impresionar a tus amigos y familiares con tus increíbles habilidades para viajar por carretera?

Tanto si eres un planificador muy organizado como un explorador relajado y espontáneo, puedes ser el rey de la carretera de todos si empacas como un profesional. Aquí tienes algunos consejos útiles que debes recordar cuando viajes con carga en el coche.

1. La seguridad es lo primero

Cuando prepares un viaje por carretera, lo primero y más importante es pensar en la seguridad. Compruebe el estado de su vehículo y asegúrese de que está en las mejores condiciones de conducción. ¿Cuándo fue la última vez que hizo una revisión de su coche? Confirme su salud mecánica y que dirige, acelera y frena bien.

Compruebe todos los líquidos, las luces y otros elementos de funcionamiento que pueda valorar como el audio y el climatizador. Además, recuerde inflar correctamente sus neumáticos a la presión recomendada.

Antes de meter cualquier equipaje en su vehículo, compruebe el kit de emergencia de su coche. Las necesidades básicas incluyen una rueda de repuesto, una llave de ruedas y un gato. Muchos vehículos vienen con un triángulo de emergencia. Lleva también cables de arranque y considera la posibilidad de llevar un pequeño extintor.

Si vas a conducir durante largas distancias en la naturaleza, es posible que quieras llevar un bidón de gasolina antiderrame para esos largos tramos sin paradas para repostar. Y si eres especialmente habilidoso, probablemente no querrás dejar atrás tu caja de herramientas.

Si planeas acampar en pleno verano, algunos guardas forestales te exigirán que lleves una pala y una cierta cantidad de arena y agua. Comprueba siempre las normativas locales y las restricciones sobre incendios en las zonas en las que piensas acampar.

2. PLANIFICAR ESTRATÉGICAMENTE

Si puede, empiece a abastecer su vehículo el día antes de su gran viaje. Si no, asegúrese de tener todas las maletas preparadas y el equipaje dispuesto y listo para salir al menos una hora antes de que tenga que partir.

Despeje su coche y elimine todo el desorden y los objetos sueltos para poder trabajar con una pizarra en blanco. Si no llevas niños ni otros pasajeros, comprueba si el interior de tu coche es modular. Algunos coches tienen asientos traseros que se pueden abatir para crear más espacio de carga.

Vas a querer empacar estratégicamente para una óptima distribución del peso y una adecuada accesibilidad. Determina lo que no vas a necesitar inmediatamente para el viaje, de forma parecida a como empacarías tu equipaje facturado y el de mano de forma diferente para un vuelo.

Si le gusta navegar con GPS, tenga el sistema preparado, y si va a llevar a alguien en el asiento del pasajero delantero, delegue las responsabilidades de copiloto. Tu compañero de viaje debe estar dispuesto a navegar, elegir la música y responder a cualquier mensaje o llamada por ti. Al fin y al cabo, tienes que mantener las manos en el volante y los ojos en la carretera.

3. HORA DE HACER LA MALETA En el maletero, introduzca primero las bolsas más grandes y pesadas con las asas orientadas hacia el portón trasero o la puerta. Empuje el equipaje hasta el fondo para que la mayor parte del peso permanezca bajo y más cerca del centro del vehículo.

Introduzca a continuación las bolsas más pesadas y las de tamaño medio, junto con la nevera si piensa llevarla. Si vas a acampar o a hacer de mochilero, el equipo correspondiente puede ir a continuación. A continuación, rellena el espacio que quede con los artículos más pequeños y diversos.

Coloca todo como un experto jugador de Tetris, y recuerda no empacar demasiado alto.

Tienes que poder ver por detrás desde el espejo retrovisor.

Tampoco quieres que las cosas se desplacen y se caigan mientras aceleras, giras y frenas. Guarda las cosas que vayas a necesitar inmediatamente cerca del portón trasero o junto a las puertas, especialmente si vas a realizar actividades al aire libre.

4. Considere la baca

Si su vehículo cuenta con una baca, puede guardar su equipaje en un portaequipajes de techo que le permitirá disponer de más espacio y comodidad para los pasajeros adicionales.

Una baca viene en forma de raíles laterales, barras transversales o ambos. También se pueden instalar en el mercado secundario y otros accesorios de montaje. Los portaequipajes tienen límites de peso indicados en el manual del propietario, pero debes dejar los objetos más pesados dentro del coche para mantener el centro de gravedad del coche bien bajo.

Cuando almacene sus pertenencias en el techo, intente distribuir el peso de manera uniforme en ambos lados y de adelante hacia atrás.

Los portaequipajes pueden albergar cestas metálicas y equipos como kayaks o bicicletas.

También te permiten llevar portaequipajes de techo blando o duro, pero ten en cuenta que cualquier añadido exterior aumentará la resistencia al arrastre o al viento durante la conducción. Las cajas de carga modernas pueden venir en variantes cortas o largas, y suelen tener diseños de bajo perfil y aerodinámicos que pueden abrirse desde cualquier lado.

Si pones algo en el techo, asegúrate de que el portón trasero pueda abrirse por completo. Y si empacas portaobjetos blandos o artículos en una cesta metálica, asegúrate de que el contenido esté bien asegurado y atado a los soportes del techo. No querrás que las cosas se deslicen y se balanceen, especialmente en un lugar que no puedes ver.

Y ciertamente no querrás perder nada accidentalmente en la carretera.

5. Por último, pero no menos importante

Si su vehículo tiene un enganche trasero, puede utilizarlo para montar cajas de carga, bastidores y otros accesorios también.

También puedes arrastrar un remolque, lo que abre un montón de posibilidades ingeniosas para viajar. Si no estás dispuesto a invertir en ninguna de estas cosas, muchos lugares las alquilan. Sólo recuerda que no debes sobrecargar tu vehículo, ya que esto puede comprometer la suspensión, la conducción y la capacidad de frenado de tu coche y, por tanto, la seguridad.

Si tienes una camioneta, asegúrate de que todo está colocado, dividido o atado de forma segura y considera la posibilidad de cubrir lo que hay en tu cama con una lona o red. Hay un montón de marcas que ofrecen grandes soluciones de almacenamiento para camionetas también.

Impermeabiliza lo que esté fuera de tu vehículo si existe la posibilidad de que te encuentres con un clima dinámico. Comprueba la previsión para tener a mano la ropa de abrigo adecuada, en caso de que tengas que salir del coche para repostar o hacer una parada para comer.

Si te llevas a los niños, deja que lleven sus mochilas a su lado o a sus pies, y no evites lujos reconfortantes como almohadas y mantas. Los demás elementos esenciales para el viaje pueden permanecer en el habitáculo del coche, al alcance del copiloto y los pasajeros.

Pueden ser gafas de sol, chaquetas, cargadores USB, dispositivos, bebidas, aperitivos, cámaras y mapas. Por último, pero no menos importante: ¡descansa, conduce con seguridad y diviértete!

Resumen

Aquí tienes un resumen rápido sobre cómo viajar como un jefe con carga:

¿Qué te ha parecido este artículo? Deja un comentario a continuación.