«Si eres virgen, podemos ser amigos» enganchando Salt, el Tinder para cristianos

"Si eres virgen, podemos ser amigos" enganchando Salt, el Tinder para cristianos - 1 - mayo 7, 2022

Los prejuicios nos dominan en mil y una oportunidades. Nos pasó en esta ocasión. Estábamos pensando tanto en cómo observamos a los cristianos practicantes que los noteros no hemos visto venir el aluvión de aprendizajes recibido en solamente una semana registrados en Salt, el llamado ‘Tinder para cristianos’. Aquí el sexo no está fuera de la conversación, los perfiles falsos tampoco y la búsqueda de relaciones gays menos.

Hemos dicho bien, existe: Salt es la aplicación construída por cristianos y para cristianos solteros dispuestos a hallar el cariño y comunicar la fe. No es que otras apps te expulsen por ser fiel, es que en ocasiones es difícil sostener una cita con alguien que no posee fe si la tuya es muy fuerte.

Lo tienen la posibilidad de corroborar con una conversación real que mantuvo uno de los dos noteros con una amiga suya, cuando le mencionó que se había descargado la aplicación para ver cómo funcionaba.

Si quieres seguir leyendo este post sobre "«Si eres virgen, podemos ser amigos» enganchando Salt, el Tinder para cristianos" dale click al botón "Mostrar todo" y podrás leer el resto del contenido gratis. Udoe es un sitio especializado en Tecnología, Juegos, Software, Android, Famosos a parte de otros temas de actualidad de los sectores antes mencionados. Si quieres leer más información similar a «Si eres virgen, podemos ser amigos» enganchando Salt, el Tinder para cristianos, no dudes de sguir navegando por la web y suscribirte a las notificaciones del Blog y no perderte las últimas novedades.

Seguir leyendo


—¿Ah, pero hay una aplicación de citas para cristianos de forma exclusiva?

Sí, se denomina Salt.

—Pues menos mal. Que una vez quedé con uno por medio de Tinder, era del Opus Dei y no lo ha dicho hasta la cena. Todo realmente bien, muy cariñoso y buena persona, pero yo pretendía otra cosa. Para perder el tiempo, mejor que encuentre alguien con su misma fe.

Lo ha planeado usted, pero el chiste ya lo hicieron en Twitter: en Salt perdieron la posibilidad de llamar a la aplicación Opus Date.

LA APLICACIÓN LLEGA A ESPAÑA

Quedamos anonadados en un primer momento. El aviso que acababa de salir en Instagram iba a pasar a mejor vida. Una chica decía algo sobre un fondo verde y ya habíamos deslizado con el dedo hacia la derecha. No obstante, un segundo le valió para hacernos volver a él. «Saltuna aplicación de citas para cristianos«. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Eso existe?

La moviola enseñaba a la chica otra vez. La errata era grande, pero dejaba claro lo que brindaba. «Las citas entre cristianos son incómodas«, decía el texto del vídeo. De todos modos, se refería a que, en tiempos un poco iconoclastas, podía ser fastidioso exhibir tu fe en una cita concertada por medio de aplicación. Más que nada porque la sexualidad marca los encuentros en muchas oportunidades.

Por eso alguien ha aprovechado ese nicho de mercado. Apuesta por publicar una clase de Tinder especializado en el cristianismo, como otras apps se centran en otras caracteristicas personales. Pero, ¿quién podía haber ahí dentro? ¿Qué buscan los que se registran aquí? ¿Cómo trabaja esto? ¿Entendemos que la amabilidad sigue a la fe aquí dentro?

La información que se puede hallar de esta aplicación en internet en castellano es escueta, algo más allá de las notas de prensa lanzadas a finales del mes de marzo. Desde entonces, han comenzado el bombardeo por medio de comunidades, un sistema que le dió muchos usuarios por lo testado estos días.

Según la novedad publicada en diferentes medios —muy similar— en la misma fecha, esta aplicación está construída para personas solteras que quieran comunicar su fe con otros individuos. Termina de llegar a España.

Salt Group Ltda, una compañía radicada en Londres, es la creadora de la empresa. Los ideólogos son dos teóricos cristianos Paul Rider y Erti-Chris Eelma.

En su propia web —aún no tienen comunidades en español— comentan el emprendimiento. «Creamos SALT porque pensamos que había una manera mejor de que los cristianos se conocieran, tuvieran citas y se casaran«.

«Conocer a personas que no forman parte a tu iglesia puede ser muy difícil. Las citas por Internet tienen la posibilidad de ser incómodas, torpes y caras. Y todo ello puede ser muy desconcertante y estar lleno de presión«, dice el siguiente párrafo.

Se brindaron cuenta de la posibilidad y se publicaron a trabajar: «Nos hemos puesto manos a la obra y hemos desarrollado una manera mejor de que los cristianos se conozcan. SALT está aquí para contribuir a que las citas cristianas sean un poco menos incómodas y muchísimo más divertidas«.

Todo se crea alrededor de la fe. En la región de quiénes somos, la aplicación expone: «Somos un reducido conjunto con una enorme perspectiva para editar las citas cristianas (…). Rezamos para que seas bendecido por tu tiempo en SALT uy para que seas con la capacidad de bendecir y amar a otros en todo lo que hagas y digas«

Pero, ¿cómo trabaja la aplicación? ¿Qué hacen aquí los individuos? ¿Cómo se ingresa? ¿Hay verdaderamente aquí sólo cristianos?

"Si eres virgen, podemos ser amigos" enganchando Salt, el Tinder para cristianos - 3 - mayo 7, 2022

Cada notero se descarga la aplicación en su móvil. Uno con IOS y la otra con Android. Trabajan igual. El corazón es me agrada. La flecha de la derecha es que pasas y la de la izquierda es para ver la lista de los rechazados. Se puede enviar una primer parte. Para ver más detalles de los individuos deslizas hacia abajo, como Bumble, otra aplicación de citas, sólo que en ese caso lo primero que hay que hacer lo dan las chicas.

Vemos que el registro es semejante a Tinder, con algunas diferencias: aquí lo primero que se te pide es que leas los valores de la aplicación y describas tu fe o relación con Dios.

Todo es buen rollo en el comienzo. «Antes de que tengamos la posibilidad presentarte a algunos cristianos solteros espectaculares, tienes que llenar tu perfil (…) ¡Sé honesto, sé tú mismo y no olvides sonreír!«.

Luego debemos añadir una respuesta de fe: «Nuestra fe es la causa por la que todos nos encontramos en Salt (…) Comparte algo para contribuir a la gente a comprender quién eres tú y lo que Jesús significa para ti«. ¿Segura que es la fe lo que nos trajo hasta aquí?

Además, hay que completar unas respuestas dentro de cada capítulo: Yo en un instante; Menos que perfecto; Recuerdos; Influencias; y Fe. Todos ellos tiene dentro una sucesión de cuestiones que el usuario debe responder.

Una vez dentro, esto es Tinder: subes imágenes, nombre, edad, si fumas o no, si tienes jovenes o si bebes alcohol. Hay otra distingue abismal a priori con la aplicación de citas más descargada. Aquí es imposible comprobar, por ahora, el perfil. Entonces, está abierto a poder subir imagenes de alguno y falsear tu usuario.

Eso sí, más vale que no te pillen. La aplicación avisa de que va a eliminar a todos los perfiles falsos frente algún denuncia. «No hay tiempo de reclamación«, expresa. Vaya, que si alguien te denuncia estás fuera.

En situación, el hecho diferencial reside en que aquí puedes exhibir tu fe sin miedo a que eso eche para atrás a la otra persona.

VAMOS A LIGAR

Las diferencias con Tinder no son demasiadas. Aquí las diálogos empiezan igual y los hombres dan más me gustas que las mujeres. El contador del notero solamente suma una treintena de me gustas en total, en tanto que la notera en menos de 12 horas llega al +99.

Hablando con otros individuos, la mayor parte llegó aquí por medio de redes sociales: Facebook o Instagram —en las localidades medianas y pequeñas todavía no hay varios individuos registrados, por eso sube el rango de búsqueda—. Podemos encontrar sólo dos casos de personas que llegaron hasta aquí sin haber visto el aviso en redes. Uno es un chico que dice ser embajador de la aplicación y otro que cuenta estar obligado por un amigo.

Nos atrae entender la historia del primero. Afirma que contactaron con él por medio de Instagram, que él es «católico a su forma» y que no cobra por charlar con otros individuos. Su exclusiva misión fue descargarse la aplicación y, por esto, le daban el SALT premium de forma gratis.

No es influencer ni nada parecido. De hecho, mentía con su nombre en la aplicación, que no tiene un verificador facial como tiene Tinder. Entonces, no entendemos si decía la realidad.

Además, ser embajador de Salt es subjetivamente simple. A los días de descargarnos la aplicación, nos llega un correo: nos presentan la posibilidad de tener este papel en lugar de ofrecer nuestra opinión. Nos tienden la mano por el hecho de ser uno de los primeros individuos de Salt España.

"Si eres virgen, podemos ser amigos" enganchando Salt, el Tinder para cristianos - 5 - mayo 7, 2022

VERSIÓN DE PAGO

Salt es gratuito, pero tiene una edición paga. «El emparejamiento es más simple con la lista de todos los que dieron un like«, dice la aplicación. El precio es de 8 euros la semana; 18 euros el mes y 35,99 euros los tres meses. Las virtudes son: tener en tu mano la lista completa de los que te dieron «like«, ver más personas al día —están limitadas—, enviar 10 intros al día —es una alternativa para enviar un mensaje a la vez que das «like»—, que tu perfil se muestre de los primeros «en la parte de encuentros» y ver a todos los individuos que has descartado.

En situación, no vale la pena realizar los pagos por esta aplicación. Solo pensamos que vale la pena de la edición «premium» es que tendrás la posibilidad de ver más gente todos los días, algo que sí está muy con limite. A lo mejor esto último sea porque todavía la aplicación no tiene varios individuos en España.

Continuando con los perfiles de esta aplicación, algunos pecan con la mentira. Nosotros, en nuestro caso, escondemos que éramos periodistas. Además, podemos encontrar a quien mentía en el nombre y no entendemos si más allá —sí, amigo, Nuria era real y hablaba contigo—.

En una aplicación religiosa, descartamos de forma automática que tengan la posibilidad de haber más relaciones además de las heteronormativas. Pero aquí no se ve haber inconvenientes para los integrantes del colectivo LGTBI.

El notero activó en su búsqueda un enlace para llevar a cabo match con otros hombres. Y, acertadamente, había hombres en la aplicación que buscaban tener una relación con otros hombres. El perfil de uno de ellos era inquietante: «Mi corazón anhela amar a Dios y al prójimo. Ser ordenado sacerdote el 25 de septiembre«.

Otro prejuicio roto fue el de las relaciones prematrimoniales. Aunque todos buscaban aquí una relación permanente, cuando la notera mencionó que no había tenido sexo vaginal previamente —en teoría pecado religioso—, hubo quien se lo reprochó. «Lo que hiciste tú es más guarro», le llegaron a mostrar. Además le espetaron que no era favorable no comprender a tu pareja sexualmente antes del matrimonio: «Si eres virgen, tenemos la posibilidad de ser amigos«.

Esta aplicación está abierta a muchas congregaciones cristianas. Y para ligar aquí además hay que entender —al menos de lo que a religión se refiere—. Entre otras cosas, preguntar a alguien si le agradan las procesiones de Semana Santa sin comprender a qué congregación religiosa forma parte puede ser un craso error —cometido por nuestro reportero—: si la otra persona es evangélica no va a estar muy en concordancia y todo se puede romper.

Para evadir esto, mejor no preguntar si un individuo es católica, ya que el catolicismo se amplía en otras ramas, como la Carismática. Sí, además fallamos ahí. Te lo mencionamos por si luego de leer este informe te has sentido tentado de hacerte Salt porque piensas que ligarás de forma sencilla engañando a personas bondadosas: relajado, amigo no católico, mejor cada uno en su casa y Dios en la de todos.