El modelo conocido de plataforma de redes sociales es el de una empresa que proporciona una aplicaci√≥n para que compartas informaci√≥n sobre ti y tus intereses con los dem√°s. Estas aplicaciones son de uso gratuito pero ganan dinero vendiendo informaci√≥n a los anunciantes. Muchos critican este modelo porque no te pagan por el ¬ęproducto¬Ľ que produces (es decir, la informaci√≥n que compartes).

Por eso ha aparecido en escena un modelo alternativo de red social. Estas redes sociales te permiten ganar dinero escribiendo para tus amigos. A diferencia de las típicas plataformas de redes sociales, estos servicios sí te pagan por crear contenido. Esto es lo que necesitas saber sobre ellos.

Un nuevo paradigma

Los sitios ofrecen una visi√≥n fresca y social de una generaci√≥n anterior de sitios web de ¬ęgranjas de contenido¬Ľ que te permit√≠an ganar dinero escribiendo en blogs y art√≠culos centrados en palabras clave populares de b√ļsqueda en Internet. Los sitios de contenido pagado de primera generaci√≥n, como HubPages, se centraban en gran medida en el contenido de texto tradicional dise√Īado para ser indexado por los motores de b√ļsqueda.

Estos nuevos sitios web de pago por publicación se asemejan más a las redes sociales como Facebook que a los tradicionales tutoriales de instrucciones, pero la idea central es similar: los sitios comparten sus ingresos por publicidad con los usuarios que crean contenidos escribiendo actualizaciones de texto o publicando vídeos y fotos.

Normalmente, el usuario crea publicaciones breves o actualizaciones visuales para la red, y luego las promociona entre sus amigos y seguidores en otras redes sociales. Algunos también le recompensan por inscribir a nuevas personas. En esencia, la mayoría de estas aplicaciones funcionan como agencias de publicidad, vendiendo anuncios en nombre de los creadores de contenidos. Son intermediarios y varían sobre todo en lo que te compensan y en las fórmulas que utilizan para establecer los pagos.

La nueva era de la publicación de contenidos

A continuación, te presentamos algunas plataformas de publicación de contenidos de la nueva era que pagan, junto con una descripción de cómo los escritores y productores de vídeo pueden ganar dinero con cada una de estas aplicaciones y servicios:

Tsu

La red social Tsu se lanz√≥ p√ļblicamente en octubre de 2014 y obtuvo mucha atenci√≥n de los medios por su modelo h√≠brido de compartir los ingresos por publicidad con los usuarios. Adem√°s de dar cr√©dito a las personas por el n√ļmero de visitas que recibe su contenido, Tsu tambi√©n compensa a los creadores de contenido por reclutar a nuevos usuarios para que se unan al sitio. Su f√≥rmula de ingresos de los afiliados se asemeja a una pir√°mide, donde las personas ¬ęaguas arriba¬Ľ de los nuevos reclutas son compensadas, incluso si no reclutaron directamente al nuevo usuario.

Tsu

Tsu

Persona Paper

Persona Paper parece ser un servicio de imitación que se lanzó en 2014 con el objetivo de recompensar a los miembros por el contenido que publican en la red a través de una parte de los ingresos publicitarios del sitio. La interfaz de Persona Paper es bastante simplista y tosca. La idea es similar a la de otras redes más completas, como Tsu, que pretenden compensar a los creadores de contenido pagándoles.

Persona Paper ilustra los desaf√≠os a los que te enfrentas al tratar de juzgar qu√© servicios son negocios leg√≠timos y cu√°les son simplemente scripts de software lanzados en la web sin tener necesariamente un plan de negocios s√≥lido que los respalde. Har√≠as bien en buscar en Internet las rese√Īas de los usuarios de todos estos servicios antes de invertir mucho tiempo en tratar de construir una red en cualquiera de ellos.

Creadores de contenidos, cuidado

Han aparecido varios servicios de imitación que prometen pagar por crear contenidos en sus redes. Un ejemplo es Bitlanders, otra red social de moneda digital en la que se gana el equivalente a bitcoins por publicar contenidos y participar en los de otros usuarios.

La creación de nuevos modelos de negocio de reparto de ingresos es un trabajo duro, por lo que es de esperar que se lancen muchas más redes sociales, que ajusten su software y que cambien sus modelos de negocio a medida que experimenten con nuevas y diferentes formas de compensar a los usuarios.

Es probable que los creadores de contenidos se quejen de que no se les paga la cantidad adecuada o a tiempo, ya que las redes que crecen r√°pidamente suelen tener problemas para mantener el ritmo del alto volumen de nuevos usuarios.

Es probable que pase tiempo antes de que uno de estos sitios encuentre la fórmula adecuada y se imponga tanto a los usuarios como a los anunciantes, convirtiéndose en una plataforma de publicación de contenidos de pago con capacidad de permanencia. Hasta entonces, hay que pensárselo bien antes de invertir demasiado tiempo en crear contenidos originales para las startups.