Minecraft es un juego de creación que permite a los usuarios crear mundos o aprender a sobrevivir en mundos pregenerados.

Libertad. Expresión. Creatividad. Infinita. Estas no son palabras que asociarías con los juegos tradicionales que encuentras en las tiendas, juegas durante unas semanas y luego los tiras a una estantería para que cojan polvo. Minecraft es una forma de expresión que no tiene una conclusión real. Muchas personas que juegan a Minecraft lo entienden, y las que no lo entienden pueden preguntarse por qué Minecraft es el juego más importante de esta generación.

Para entender por qué Minecraft rompe las reglas de los juegos tradicionales, hay que entender primero que Minecraft no es un juego, sino un juguete. Minecraft es el equivalente moderno y digital de los Legos, y con estos cubos digitales puedes construir lo que quieras. Minecraft es adictivo por naturaleza, pero lo es por las razones correctas. Minecraft es un medio para expresar tu creatividad en bruto y sin filtros, y te permite explorar regiones potencialmente inexploradas de tu imaginación para crear lo que de otro modo no habrías podido.

Explicación de los modos de juego de Minecraft

Minecraft tiene dos modos distintos: supervivencia y creatividad. A medida que avanzas a través de sistemas de cuevas, mazmorras y vastos mundos, la sensación de verdadero logro llega cuando das un paso atrás y observas lo que has creado.

  • El modo creativo te permite un mundo de infinitas posibilidades. El mundo que aparece ante ti puede personalizarse infinitamente mediante las distintas opciones de creación de mundos, que van desde el tamaño de las montañas hasta la amplitud de los océanos, pasando por la posibilidad de personalizar si hay o no océanos. Si antes no entendías Minecraft, puede que ahora sí lo entiendas. El atractivo de estos Legos digitales es vasto y realmente infinito. Puede inspirar a cualquier género y a cualquier grupo de edad. El lenguaje de Minecraft es ilimitado y universal. La creatividad en bruto no tiene límites, sobre todo en un universo digital en el que el único límite de tus creaciones eres tú mismo. La única limitación de Minecraft es el tiempo. Por lo demás, no tiene límites, y hay algunos atajos, trucos y guías geniales que lo hacen aún mejor.