Si estás buscando una solución sencilla y efectiva para aumentar la seguridad en tu hogar u oficina, el pestillo adhesivo es la opción ideal. Este pequeño dispositivo se instala fácilmente en cualquier puerta o ventana, proporcionando una protección extra sin complicaciones.

¿Cómo funciona el pestillo de seguridad?

El pestillo de seguridad de KIUSO funciona mediante un mecanismo innovador y patentado. En caso de que alguien intente forzar la puerta y retroceder alguno de los bulones, ya sea el de la cerradura, el pestillo o las barras superiores o inferiores, el sistema se activa y bloquea estos elementos, impidiendo que se muevan o retrocedan. Esto hace que cualquier intento de ataque mediante este método quede completamente bloqueado.

El pestillo de seguridad de KIUSO es altamente efectivo, ya que su diseño y funcionamiento se basa en la prevención y el bloqueo de cualquier intento de manipulación de la puerta desde el exterior. Gracias a su mecanismo de bloqueo, el pestillo garantiza la máxima seguridad y protección para el hogar o cualquier otro tipo de propiedad. Además, su instalación es sencilla y se adapta a cualquier tipo de puerta, lo que lo convierte en una opción ideal para reforzar la seguridad de cualquier espacio.

¿Qué es el pestillo en una cerradura?

¿Qué es el pestillo en una cerradura?

El pestillo es un componente esencial en una cerradura, ya que es el encargado de asegurar la puerta sin necesidad de utilizar una llave. Se trata de un mecanismo que se coloca en el borde de la puerta y que se activa manualmente para mantenerla cerrada desde el interior de una habitación.

El pestillo suele utilizarse principalmente en puertas interiores, como las de los dormitorios, baños u oficinas, con el objetivo de salvaguardar la privacidad de estas estancias. Su funcionamiento es bastante sencillo: cuando se acciona el pestillo, este se desplaza hacia el interior de la cerradura, encajando en el marco de la puerta y evitando que pueda ser abierta desde el exterior sin la intervención de la persona que se encuentra dentro.

Es importante tener en cuenta que el pestillo no proporciona una seguridad total, ya que puede ser fácilmente abierto desde el exterior con herramientas o con técnicas de forzamiento. Por esta razón, es recomendable complementar el uso del pestillo con una cerradura más segura, como una cerradura con llave o una cerradura multipunto.

¿Cómo funciona un pasador?

¿Cómo funciona un pasador?

Esencialmente, los pasadores están compuestos por dos piezas: una colocada sobre la puerta o ventana y otra en el marco. Ambas piezas se unen o entrelazan a través de distintos sistemas, lo que permite bloquear la puerta para que no pueda ser abierta desde fuera. Los pasadores suelen ser fabricados con materiales resistentes como acero o hierro, lo que garantiza su durabilidad y seguridad.

Existen diferentes tipos de pasadores, como los pasadores de cerrojo, los pasadores de cadena o los pasadores de seguridad. Los pasadores de cerrojo suelen ser los más comunes, ya que se pueden abrir y cerrar fácilmente desde dentro de la vivienda. Por otro lado, los pasadores de cadena permiten abrir la puerta o ventana solo parcialmente, lo que proporciona una mayor seguridad al evitar el acceso completo a la estancia. En cuanto a los pasadores de seguridad, suelen ser más complejos y están diseñados para resistir intentos de forzamiento o apertura no autorizada.

¿Cuál tipo de cerraduras son las más seguras?

¿Cuál tipo de cerraduras son las más seguras?

Dentro de los tipos de cerraduras para puertas, las cerraduras multipunto son consideradas como las más seguras que puedes encontrar en el mercado. Estas cerraduras se caracterizan por contar con varios puntos de anclaje en diferentes puntos de la puerta, lo que dificulta enormemente su apertura sin la llave correspondiente. Además, su sistema de cierre multipunto distribuye la fuerza de manera equitativa, lo que las hace mucho más resistentes a ataques como el bumping, el taladro o el ganzuado.

Otra opción que ofrece un alto nivel de seguridad son las cerraduras invisibles o electrónicas. Estas cerraduras funcionan mediante un sistema electrónico que permite su apertura y cierre a través de una tarjeta, un código o incluso a través del uso de una aplicación móvil. Para garantizar una máxima seguridad, es recomendable complementar estas cerraduras con una cerradura de seguridad adicional que cuente con características como el antibumping, el antitaladro y el antiganzúa. Además, es importante instalar estas cerraduras en una puerta acorazada y añadir un escudo de alta seguridad para proteger aún más tu hogar.

¿Qué es una cerradura invisible?

Una cerradura invisible es un sistema de seguridad que se utiliza para proteger las puertas de acceso a viviendas o establecimientos. A diferencia de las cerraduras convencionales, este tipo de cerraduras no son visibles desde el exterior, ya que se instalan en el interior del marco de la puerta. Esto dificulta que los ladrones puedan identificar y forzar la cerradura, lo que aumenta la seguridad del lugar.

Este tipo de cerraduras suelen ser dispositivos electrónicos que funcionan con baterías y se activan y desactivan de manera remota a través de un mando a distancia o una aplicación móvil. Algunos modelos también cuentan con la opción de desbloqueo mediante contraseña o huella dactilar, lo que proporciona un nivel extra de seguridad. Además, muchas cerraduras invisibles cuentan con un sistema de alerta que envía notificaciones al propietario en caso de intento de robo o manipulación.