En el volátil mercado laboral actual es difícil conseguir un trabajo que queramos, nos guste y se nos dé bien. Y aún es más difícil hacerlo sin perfeccionar todas nuestras habilidades.

Cuando buscamos trabajo, la mayoría nos centramos en nuestros logros, nuestro cerebro, nuestra apariencia y nuestra personalidad. Todo eso está bien, pero hay algo que se pasa por alto constantemente: la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es una parte importante del rompecabezas, algo que los empleadores evalúan ampliamente, aunque sea una habilidad blanda. Hace años, las investigaciones demostraron que los empleados con un coeficiente intelectual medio superan a los empleados con un coeficiente intelectual superior.

Era algo que nos hacía perder la cabeza, ya que, lógicamente, se suponía que una persona más inteligente rendiría más en cualquier tarea.

La investigación demostró lo contrario y, desde entonces, la inteligencia emocional ha sido el factor decisivo a la hora de decidir entre dos candidatos a un puesto de trabajo, por lo demás, similares.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es algo intangible dentro de todos nosotros, algo profundamente arraigado que nos ayuda a entendernos a nosotros mismos y a entender a los demás.

Es un conjunto de habilidades que gobiernan cómo nos percibimos a nosotros mismos, cómo controlamos nuestras emociones, cómo gestionamos nuestro tiempo, pero también lo buenos que somos para relacionarnos con otras personas, sus experiencias y sus emociones.

Algunas personas son, por desgracia, emocionalmente atrofiadas. No se les da bien socializar, leer las señales sociales o mostrar empatía hacia sus semejantes.

Esto puede ser un factor perjudicial si estás buscando trabajo. Por suerte, tu inteligencia emocional es algo que puedes trabajar y, con la práctica, mejorarás mucho en el manejo de ti mismo y de otras personas.

3 razones para mejorar tu inteligencia emocional

Los beneficios de mejorar tu inteligencia emocional son numerosos; es una habilidad que, cuando se desarrolla en cierto grado, te ayudará tanto en tu vida personal como profesional. Antes de embarcarse en un largo y duro proceso de búsqueda de empleo, es importante desafiarnos a nosotros mismos y ver qué es lo que realmente buscamos.

Potenciar la IE te ayudará en algunas categorías que son cruciales para el éxito laboral. La primera de ellas es el conocimiento de uno mismo. Las personas emocionalmente inteligentes tienen una clara comprensión de quiénes son y hacia dónde se dirigen.

Son capaces de ser brutalmente honestas consigo mismas, evaluando sus puntos fuertes y débiles con facilidad. Esta es una competencia importante a la hora de buscar empleo.

Ser honesto consigo mismo, comprender para qué se es apto y qué se puede hacer realmente, significa que se es menos propenso a perder el tiempo propio o el de los entrevistadores.

1.

La autoconciencia es algo que nos ayuda a reconocer nuestros sentimientos. Nos permite dominarlos en lugar de dejar que nos dominen.

Los estallidos de autocompasión o de ira, cuando se manifiestan durante una entrevista, no hacen que uno sea el primero de la lista de candidatos. La autoconciencia viene acompañada de la autorregulación. Las personas que se serenan y son capaces de pensar antes de actuar son también mucho mejores a la hora de reaccionar ante los cambios.

2. MOTIVACIÓN

La motivación también está influida por la inteligencia emocional.

Aunque la motivación se rige por muchas cosas, es importante señalar que las personas con mayor inteligencia emocional están motivadas sobre todo por cosas inmateriales y están dispuestas a sacrificar el éxito a corto plazo por una visión a largo plazo.

Fortalecer tu inteligencia emocional te ayudará a poner las cosas en perspectiva, de modo que cuando te presentes a una entrevista no serás un neumático viejo y desinflado, sino un individuo motivado y altamente productivo que puede contribuir a la empresa de muchas maneras.

Los entrevistadores captan esas cosas.

3. EMPATÍA Y HABILIDADES SOCIALES La empatía y las habilidades sociales

La empatía y las habilidades sociales son las armas más importantes del arsenal de la inteligencia emocional. La empatía, en particular, le permite captar las señales de otras personas, percibir cómo se sienten y ajustar su comportamiento en consecuencia.

Esta puede ser una herramienta muy útil durante un proceso de entrevista; de hecho, es una habilidad importante que hay que tener cuando se pasa por la vida en general. Las personas empáticas saben escuchar y son fáciles de confiar; son líderes natos.

Son abiertas y aprecian la opinión de otras personas. En resumen, son el tipo de personas que toda empresa quiere contratar.

Resumen

Así que si actualmente estás buscando empleo, eres inteligente y capaz y has conseguido grandes resultados en el pasado, pero no estás seguro de cuál es tu nivel de inteligencia emocional, ponte a prueba.

Analiza en profundidad todas las cosas que hemos mencionado anteriormente y evalúa lo bueno que eres en ellas.

Si crees que no eres muy bueno en algunas de ellas, ¡practica! El cerebro es un instrumento maravilloso y puedes condicionarlo para que se adapte y cambie.

Utiliza las estrategias de la inteligencia emocional para ayudarte a conseguir tus objetivos; escucha con más atención, frena tus reacciones, intenta ponerte en el lugar de los demás. Así serás mejor persona y mejor empleado.

¿Estás tratando de mejorar tu inteligencia emocional? Deja un comentario a continuación.