Por muy preparado que estés para ese trabajo que realmente quieres conseguir, hay algo que siempre te saca de la zona de confort: la entrevista de RRHH.

Empiezas a sudar por la mera idea de ser juzgado por personas que realmente no te conocen. Esperan que muestres tu personalidad durante una reunión de 10 minutos, pero tienes miedo de ahogarte bajo toda esa presión.

No te preocupes, eso no ocurrirá. Recuerda: eres quien eres. Te mereces ese trabajo y debes hacérselo saber a todo el mundo.

Las 10 mejores preguntas de la entrevista de recursos humanos con respuestas

Resumesplanet.com, un reputado servicio de redacción de currículos, ha investigado las preguntas más comunes que les gusta hacer a los directores de recursos humanos. Cuando sepas cómo responder a estas preguntas, estarás en camino a un nuevo trabajo.

1) Descríbete

Oh, ésta es una pregunta difícil. Cuando tienes que hablar por ti mismo, siempre quieres decir lo mejor sin que suene a fanfarronada. A algunas personas les gusta el humor, así que cuando se les pide que se describan en pocas palabras, dicen algo como «duermo con los calcetines puestos».

Si tienes eso, el humor es una buena manera de superar esta pregunta. Por supuesto, también debes hacer feliz al responsable de RRHH contando cosas reales sobre tu formación e intereses.

Ajusta tu respuesta a la situación y haz hincapié en los intereses y las características adecuadas para el puesto al que aspiras.

2) ¿Cuál es el reto más difícil que has tenido que afrontar y cómo lo has manejado?

No puedes permitir que esta pregunta te pille por sorpresa.

La mayoría de los solicitantes de empleo se sienten confundidos cuando reciben esta pregunta en las entrevistas, y no se les ocurre una situación lo suficientemente valiosa como para describirla.

Piénsalo: ¿cómo ayudaste a una empresa en la que trabajaste anteriormente a superar algunas dificultades?

¿Quizá se te ocurra un problema personal que haya tenido un resultado positivo?

Asegúrese de conducir la respuesta hacia una dirección positiva. No te limites a describir un reto; muestra cómo te ayudó a aprender quién eres realmente.

3) ¿Por qué busca un nuevo empleo?

No diga nada negativo de su anterior empleador.

Simplemente responde que estás preparado para nuevos retos y que ya diste todo lo que tenías en ese puesto. Ayudaste a esa empresa a crecer y ahora estás listo para utilizar toda tu capacidad en un trabajo mejor.

4) ¿Qué capacidad tienes para manejar la presión?

Toda empresa somete a sus trabajadores a presión.

No esperes enfrentarte a un entorno agradable y tranquilo en el que hagas bromas y hables con tus compañeros durante todo el día. Se espera que trabajes y los entrevistadores quieren saber cómo manejarás la presión.

Puedes decir algo como:

«Los retos me empujan a trabajar más. La presión, las expectativas y los plazos me mantienen centrado en las tareas que debo realizar y me impulsan a dar mi mejor rendimiento.»

5) ¿Qué opina de nuestra empresa?

Este es su momento para brillar.

Si has investigado antes de presentarte a la entrevista, conocerás los puntos más importantes de la historia de la empresa. Di que te impresionó un éxito en particular y menciona algunos datos.

Di algo sobre el ambiente de trabajo positivo y el espíritu de la marca. Su respuesta tiene que ser relevante.

6) ¿Cuál es su mayor debilidad?

A los responsables de RRHH les encanta esta pregunta.

Quieren meterte en una trampa, ya que apenas hay una buena forma de responder a esta pregunta. Si dices que no tienes ningún defecto, sabrán que estás mintiendo. Si, por el contrario, mencionas tus verdaderos puntos débiles, nunca conseguirás ese trabajo.

¿Cuál es la forma correcta de responder? Toma uno de tus puntos fuertes y preséntalo como una debilidad. Por ejemplo, puedes decir algo así:

«Soy un perfeccionista. Nunca estoy contento si no consigo los resultados que me propongo».

7) Cuáles son tus mejores cualidades

Es el momento de decir algo bueno de ti mismo.

¿Siempre terminas tu trabajo antes de la fecha límite?

  • ¿Buscas constantemente nuevos retos?
  • ¿Eres innovador?
  • ¿Puede contribuir al crecimiento de la empresa con nuevas ideas?
  • ¿Estás decidido a progresar en tu carrera?

Piensa en tus puntos fuertes y preséntalos de la mejor manera posible.

8) ¿Cuál es el salario que espera?

Esta es una pregunta difícil.

Seguro que quieres ganar más de lo que ganabas en el trabajo anterior. Probablemente sea una de las razones por las que buscas un cambio.

Investiga antes de presentarte a la entrevista. ¿Cuánto gana la gente en ese puesto? Sé extremadamente realista en este punto: ¿cuánto crees que te mereces? Si no encuentras la forma de responder a la pregunta, contesta con tu propia pregunta.

Puedes decir algo como:

«Es una pregunta difícil de responder. ¿Puede decirme qué rango suele pagar a los empleados en ese puesto?»

Cuando obtengas la respuesta, puedes elegir una suma que se acerque al mínimo y decir que esperarías que el salario aumente a medida que tengas más experiencia.

9) ¿Dónde te ves dentro de 5 años?

No diga que se ve trabajando en el mismo puesto que solicita.

El responsable de RRHH debe reconocer tu intención de prosperar. Sin duda, debes decir que te ves en la misma empresa, pero que tienes la ambición de crecer, aprender y hacer grandes contribuciones para su éxito en el mercado.

10) ¿Tiene alguna pregunta para nosotros?

¡Sí, debe pensar en una pregunta!

Si no se ha mencionado el salario, puedes preguntar cuánto paga la empresa por este puesto. También puedes preguntar por la trayectoria profesional típica de los empleados en este puesto.

¿Ofrece la empresa alguna opción de formación continua y cualificación?

Esta es otra gran pregunta: «¿Qué cualidades busca en el candidato perfecto?»

Una entrevista de trabajo no tiene por qué dar tanto miedo como imaginas. Enfócala como una conversación relajada. No te pongas rígido y escucha las preguntas con mucha atención. Si te preparas bien, aumentarás tus posibilidades de ser contratado.