A mediados y finales del siglo XVIII, la revolución industrial cambió por completo la industria manufacturera. Las nuevas innovaciones tecnológicas permitieron la mecanización de los métodos de producción, lo que condujo a un aumento sin precedentes del crecimiento de la población, la renta media y el nivel de vida.

Hoy en día, estamos en medio de otra revolución, pero esta vez es digital. Los modernos desarrollos digitales nos permiten racionalizar nuestros métodos de fabricación de una forma que nunca habríamos imaginado. Esta nueva era de la fabricación recibe diferentes nombres según el lugar del mundo en el que nos encontremos. Los términos estándar incluyen el «Internet Industrial de las Cosas (IIoT), «Industria 4.0», o sólo «fabricación inteligente».

Esta revolución digital está cambiando todos los aspectos de la fabricación, desde el diseño y la fabricación hasta las operaciones internas y las huellas energéticas. Siga leyendo para saber más sobre este apasionante periodo de innovación.

  • Aprendizaje automático e inteligencia artificial
  • Avanzando hacia el Internet Industrial de las Cosas (IIoT)
  • Los sensores desempeñan un papel fundamental

Aprendizaje automático e inteligencia artificial

El aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA) desempeñan cada uno un papel esencial en la digitalización de la industria manufacturera. La implementación de la IA en nuestras fábricas ha permitido reducir los costes, aumentar el crecimiento de las ventas y aumentar los márgenes de beneficio.

Una ventaja importante del aprendizaje automático es la supervisión en tiempo real. A través de esta innovadora medida, los fabricantes pueden recopilar datos relevantes sobre las operaciones de la fábrica, garantizar que los clientes reciban las entregas a tiempo y solucionar rápidamente cualquier cuello de botella o inconsistencia en la producción.

Al analizar las imágenes en tiempo real, el software de IA permite a los fabricantes realizar inspecciones de calidad a una velocidad sin precedentes. Esto es especialmente útil en los productos de consumo y en la industria del automóvil, donde las empresas deben cumplir con normas y requisitos estrictos.

Avanzar hacia el Internet Industrial de las Cosas (IIoT)

El Internet Industrial de las Cosas, o IIoT, prevé un mundo en el que miles de millones de dispositivos industriales se conectan para recopilar y compartir datos. Estos dispositivos pueden incluir máquinas de fábricas, motores de aviones, componentes de automóviles, etc.

A través de los proyectos de IIoT, los fabricantes pueden desarrollar una idea más clara de cómo funcionan sus líneas de producción, predecir con precisión los tiempos de inactividad y las necesidades de servicio, y reducir los costes de personal.

La recopilación de datos afecta a todos los aspectos de la IIoT. Mediante la recopilación de datos digitales, podemos programar cambios automatizados en las líneas de producción en respuesta a los desafíos ambientales, los cambios en la demanda, etc. Esto puede llevar a una etapa en la que los cambios en tiempo real sean gestionados completamente por las máquinas.

Los sensores desempeñan un papel central

Los sensores desempeñan un papel esencial en la IIoT y el aprendizaje automático. A través de los sensores, las máquinas reciben una retroalimentación continua en toda la cadena de suministro. Algunas máquinas se comunicarán entre sí para automatizar completamente los procesos de producción.

En otros casos, los sensores retroalimentarán los datos a un tablero central, donde los gerentes pueden acceder a información en tiempo real sobre su fábrica. Al analizar los datos de los sensores, los fabricantes pueden tomar decisiones informadas sobre sus procesos de producción.

Las empresas manufactureras suelen utilizar sensores ultrasónicos para automatizar el control de la producción. Las aplicaciones pueden incluir el recuento de alta velocidad, el control del nivel de líquidos, la clasificación de cajas, la detección robótica y la detección de irregularidades.

Conclusión

En los próximos años, la industria manufacturera seguirá creciendo y cambiando a medida que la revolución digital se imponga. El punto en el que nos encontramos ahora es sólo el principio. A medida que sigamos digitalizando los procesos de producción, avanzaremos hacia una industria de fabricación totalmente automatizada en la que el aprendizaje automático, la IA y las aplicaciones IIoT desempeñarán un papel fundamental.