Cada empresa necesita una estrategia que aborde todo el ámbito estratégico de la organización. Se trata de una visión más amplia de la empresa y de sus objetivos comerciales que puede ayudar a los empresarios a decidir en qué región operar y cómo promocionar sus productos y servicios en el mercado.

Si dirige una empresa multiempresarial, la forma de asignar sus recursos, equipos, personal y dinero determina en gran medida su nivel de éxito. En estas empresas, el proceso de asignación de recursos suele establecerse a nivel corporativo.

En otras palabras, se necesita una estrategia a nivel corporativo para tomar decisiones estratégicas acertadas.

Esta estrategia le permite obtener una ventaja competitiva seleccionando y gestionando cuidadosamente la dirección general en la que se mueve su empresa. Veamos algunos tipos y ejemplos de este tipo de estrategias en la gestión.

  • Crecimiento y Expansión
  • Estrategias de Estabilidad
  • Importancia de elegir la formación Lean Six Sigma
  • Estrategias de Retirada

Crecimiento y Expansión

Toda empresa quiere crecer y expandirse a nuevos mercados. El crecimiento empresarial es probablemente uno de los objetivos más vitales que persigue toda empresa. Sin embargo, existe una amplia gama de formas de hacer crecer su negocio, y a muchas organizaciones les resulta difícil elegir la mejor opción para alcanzar sus objetivos de crecimiento.

Si el panorama de su empresa es volátil, saber cómo hacer crecer su negocio es vital, ya que le permite aprovechar las ventajas que sus competidores no tienen. Dado que es esencial escalar sus operaciones de acuerdo con su crecimiento, veamos algunos ejemplos para lograr este objetivo a nivel corporativo.

Crecimiento vertical

Probablemente la estrategia corporativa más común en la gestión estratégica, el crecimiento vertical implica llevar al máximo las capacidades de su organización para ganar control sobre sus costes y cadena de suministro. Esta estrategia corporativa le permite aumentar la calidad de sus productos y el precio para construir su presencia de marca, imagen y reputación.

Crecimiento horizontal

Este tipo de estrategia es el ejemplo perfecto de cómo expandir su negocio a nuevos mercados. Utilice sus sistemas funcionales y empresariales para identificar las necesidades únicas y el público objetivo. Antes de desarrollarse en una nueva área, debe determinar primero la demografía ideal para ver si hay potencial de expansión.

Si lo hay, puede comenzar su fase de crecimiento horizontal determinando las actividades comerciales diarias para lograr sus nuevos objetivos de crecimiento empresarial.

Estrategias de estabilidad

Si está contento con el estado actual de las cosas, hará todo lo posible por mantenerlas así. En eso consisten las estrategias de estabilidad: en mantener tu negocio en funcionamiento. Con esto en mente, echemos un vistazo a algunos de los mejores ejemplos de estrategias de estabilidad.

Rentabilidad

No puede hacer crecer su negocio sin maximizar sus beneficios. Muchas organizaciones fracasan porque no tienen medios suficientes para respaldar sus planes de crecimiento. Puede maximizar sus beneficios de muchas maneras diferentes, incluyendo la identificación de ineficiencias, el perfeccionamiento de los procesos, el aumento de los precios, el recorte de costes, etc.

Sin embargo, el recorte de costes no es una forma muy popular de hacerlo, ya que puede resultar más perjudicial que beneficioso si se pierden los costes de forma demasiado severa o abrupta. Recomendamos cierta cautela a la hora de utilizar este tipo de estrategia a nivel corporativo.

Mantener la estabilidad

Dado que lo último que desea para su negocio es el estancamiento, mantener las cosas como están, sin problemas y funcionando, es también una estrategia eficaz que conduce a la rentabilidad. Mantener las cosas estables es una excelente manera de reducir el riesgo de tu negocio y mantener tus costes bajos.

Sin embargo, también debe tratar de reinvertir en las áreas de su negocio que ya han dado resultados exitosos y buscar nuevas oportunidades.

Importancia de elegir la formación Lean Six Sigma

En la actualidad, todos comprenden bien los diversos beneficios de la formación Six Sigma. Lean Six Sigma es uno de los procesos de metodología de mejora diseñados para eliminar los residuos y la ineficiencia y eliminar el problema y mejorar las condiciones de trabajo, etc. Da una mayor respuesta a sus necesidades. Una vez que obtenga la formación Lean Six Sigma, se convertirá en un solucionador de problemas de por vida. Una vez aprendido, puede obtener la información sobre la gestión del cambio también. El Lean Six Sigma es una mejor oportunidad para aprender sobre los aspectos importantes de la mejora de procesos, etc.

Aprovechar la formación en Lean Six Sigma

Además, la formación le permite tener en cuenta las respuestas y reacciones de las partes interesadas y desarrollar los planes para asegurarse de que los cambios den perfectamente buenos resultados. Y la otra ventaja de la formación Lean Six Sigma es que se puede captar el fuego. Ofrece tres niveles de certificación lean six sigma como cinturón verde, cinturón negro y cinturón negro maestro. Una vez que se aprende y se obtiene la certificación, entonces se puede poseer la gestión del proceso de calidad y también conducir el proceso para lograr los objetivos de la meta. La formación Lean Six Sigma tiene un mayor impacto en su futuro negocio. El Lean Six Sigma es capaz de mejorar su inteligencia empresarial y sus habilidades analíticas. Así podrá conseguir buenas oportunidades de trabajo en el futuro.

Estrategias de reducción

El mundo de los negocios fluctúa continuamente. Las organizaciones tienen sus altibajos, así son las cosas. Si las cosas no van demasiado bien para su empresa, es hora de reagruparse, y ahí es donde entran en juego las estrategias de repliegue. Hay tres tipos de estrategias de reducción:

  • Repliegue: el repliegue es el primer paso que debes dar para salvar tu negocio si las cosas van mal. Esta estrategia se centra en la eficiencia para poder identificar los puntos débiles de su organización que le impiden avanzar. Ayuda a eliminar cualquier ineficiencia que le haga perder dinero, clientes y beneficios.
  • Desinversión – Si un departamento concreto de su organización está arrastrando a toda la empresa, es hora de eliminarlo. Puedes hacerlo mediante una escisión o vendiéndolo a un tercero como activo para conseguir nuevo capital para tu organización principal.
  • Liquidación: si simplemente no hay forma de seguir adelante y estás a punto de ver el fin de tu negocio, es el momento de dejar de luchar y liquidar tus operaciones.

Conclusión

Si bien todas estas estrategias son herramientas útiles que pretenden ayudarte a dirigir tu negocio de forma más fluida al estar preparado para lo que pueda venir, su principal objetivo es mostrarte que siempre hay más de una solución para cualquier problema empresarial.

Al final, el truco está en saber qué tipo de estrategia utilizar en el momento adecuado. Si utiliza estas estrategias para planificar las cosas y hacer avanzar su negocio, adelantarse a la curva de la competencia será mucho más fácil. Las técnicas de nivel corporativo ayudan a que tu negocio se mantenga a flote, sea eficiente y rentable.