Si eres un fan de Pokémon y un usuario frecuente de Internet, es posible que hayas escuchado el término «Síndrome de Pueblo Lavanda». Esta alegre aflicción es en realidad una leyenda urbana sobre una espeluznante melodía de Pokémon Rojo y Verde para la Nintendo Game Boy, juegos que se lanzaron por primera vez en Japón en 1996 y que posteriormente se publicaron en Norteamérica con el nombre de Pokémon Rojo y Azul. La canción de Pueblo Lavanda supuestamente hacía que los niños enfermaran cuando la escuchaban y, en casos extremos, les llevaba a suicidarse.

El síndrome de Pueblo Lavanda también se conoce como Tono de Pueblo Lavanda, Conspiración de Pueblo Lavanda y Suicidios de Pueblo Lavanda.

¿Por qué Pueblo Lavanda es tan espeluznante?

Pokémon Rojo/Verde acaba llevando a los jugadores a visitar Pueblo Lavanda, un pequeño pueblo que sirve de cementerio Pokémon. Es un lugar inquietante por múltiples razones.

Para empezar, los Pokémon suelen ser criaturas adorables y peludas, por lo que no pensamos en su mortalidad cuando no nos vemos obligados a hacerlo (cuando los Pokémon luchan, simplemente se «desmayan» unos a otros). Pueblo Lavanda es también el hogar de la Torre Pokémon, una estructura espeluznante que está embrujada por el fantasma de un Marowak muerto mientras defendía a su bebé del Equipo Rocket. Por último, el tema musical de Pueblo Lavanda es algo espeluznante, y es en torno a esta melodía que se basa el Síndrome de Pueblo Lavanda.

Clasificando los mitos

Según la leyenda, el síndrome de Pueblo Lavanda nació cuando unos 100 niños japoneses, de entre 10 y 15 años, saltaron a la muerte, se ahorcaron o se mutilaron un par de días después del lanzamiento de Pokémon Rojo/Verde. Otros niños supuestamente se quejaron de náuseas y fuertes dolores de cabeza.

Los «funcionarios» acabaron descubriendo que los niños se hacían daño o se sentían mal después de escuchar la música de fondo de Pueblo Lavanda. La leyenda urbana afirma que el tema original de Pueblo Lavanda contiene un tono agudo que obliga a los niños a perder la cabeza. Dado que nuestra capacidad para escuchar tonos agudos disminuye a medida que envejecemos, los niños pequeños son especialmente susceptibles a la «maldición» de Pueblo Lavanda.

Algunas versiones de la leyenda urbana dicen que el director de los juegos, Satoshi Tajiri, quería explícitamente que el tono de la versión roja del juego «molestara» a los niños que lo eligieran en lugar del verde (la leyenda urbana también ofrece una larga explicación de la supuesta aversión de Satoshi al color rojo gracias a sus violentos encuentros con los matones de la escuela). Casi todas las versiones de la leyenda urbana acusan a Nintendo de encubrir los suicidios para proteger la inocencia y la popularidad de la franquicia Pokémon.

La leyenda concluye que Nintendo modificó la música de Pueblo Lavanda para el lanzamiento en inglés de Pokemon Rojo/Azul, lo cual es cierto. El tema de Pueblo Lavanda de Norteamérica suena definitivamente un poco menos «duro» y estridente que el de Japón, aunque no es nada inusual que las composiciones musicales de un juego cambien cuando se localiza para mercados fuera de Japón.

La verdad sobre el síndrome de Pueblo Lavanda

No hace falta decir que el síndrome de Pueblo Lavanda no es real. La música original de Pueblo Lavanda no te hará enloquecer, como tampoco lo hará ninguna otra versión de la melodía.

Sin embargo, la mayoría de las historias sombrías contienen una pizca de verdad, y parece que incluso Pokémon tiene su lado oscuro. En 1997, un anime basado en la franquicia fue noticia en todo el mundo cuando las imágenes del episodio «Dennō Senshi Porygon» («Soldado informático Porygon») indujeron convulsiones en más de 600 niños japoneses. Aunque la mayoría de los niños estaban bien, dos tuvieron que ser hospitalizados durante un largo periodo de tiempo, y el anime de Pokémon fue retirado del aire durante unos meses.

El llamado «shock Pokémon» proporciona una base sólida para el mito de Pueblo Lavanda. Después de todo, ¿qué hay más siniestro que el hecho de que un popular programa de televisión o un juego emita imágenes o música capaces de herir a los niños sin ni siquiera tocarlos?

Además, dada la atmósfera inusualmente espeluznante de Pueblo Lavanda -los Pokémon muertos, la torre embrujada, la madre Marowak que murió defendiendo a su hijo y la música que, ciertamente, suena como un reloj que avanza hacia un final inevitable- el resto de la leyenda prácticamente se escribe sola.