La positividad no es lo más fácil de conseguir hoy en día. El trabajo, la familia y el mundo que te rodea a veces hacen que sea difícil ser positivo.

Sin embargo, ser positivo es crucial para que no sólo seas feliz, sino que también seas una persona de acción, soñadora y triunfadora. Si sientes que eres una persona negativa, es hora de tomar medidas que te ayuden a ser más positivo.

Cómo ser un individuo más positivo

Sin embargo, existen estrategias que pueden ayudarte a ser un individuo más positivo. Puedes ser una persona más feliz. Y aquí se explica cómo:

1. Sé agradecido

Es bastante fácil, ¿verdad? La mayoría de las veces, piensas en las cosas que no tienes.

No tienes el coche deportivo brillante. No tienes la mansión en un lugar exótico. Toda esta preocupación por lo que no tienes te lleva a pasar por alto las cosas positivas que tienes delante.

Ya sea tu buena salud, un techo sobre tu cabeza o simplemente la familia, céntrate en lo que sí tienes. Puedes controlar tu mentalidad y tu agradecimiento de esta manera, y te traerá paz interior. No puedes controlar lo que no tienes.

2. ENFOQUE EN EL PRESENTE

¿Te has preguntado alguna vez sobre lo que podría haber sido?

¿Te has acostado por la noche pensando en la chica (o el chico) que te dijo que no, o en las decisiones que tomaste ayer? Puedes pensar en eso todo lo que quieras, pero nada va a cambiar a menos que tú hagas un cambio.

Necesitas cambiar tu enfoque hacia el aquí y el ahora. El pasado no se puede cambiar, pero el presente sí. Una vez que te des cuenta de que tienes control sobre el presente, empezarás a sentirte más positivo sobre tu situación actual.

3.

Está bien sentirse negativo de vez en cuando. ¿Sabías que uno de cada diez hombres y una de cada cinco mujeres sufrirán depresión a lo largo de su vida? La depresión es más común de lo que crees.

A diferencia de la tristeza, la depresión persiste y dura más tiempo. Cuando te des cuenta de que no estás solo en la lucha contra un momento depresivo, empezarás a tener esperanza. La esperanza conduce a pensamientos y acciones positivas.

A veces, sin embargo, cuando esas acciones positivas que realizas cada día no son suficientes, está bien pedir también ayuda profesional.

4. Sepa que el pensamiento positivo afecta a su cuerpo y a su mente

Algunas personas pueden tachar el pensamiento positivo de «pseudociencia». Pues bien, un pequeño experimento demuestra que esas personas están equivocadas. Los pensamientos negativos restringen tu visión del presente y del futuro, mientras que los pensamientos positivos amplían tus horizontes.

La ciencia demuestra que el pensamiento positivo altera tus emociones para mejor. Quieres vivir tu vida pensando que puedes tener éxito. Siempre puedes creer que vas a fracasar, pero eso no te lleva a ninguna parte.

El pensamiento positivo no sólo mejora tu salud emocional, sino que también ayuda a tu salud física.

Los médicos afirman que la autoconversión y el pensamiento positivo conducen a una reducción de la tasa de enfermedades cardiovasculares, a niveles más bajos de depresión e incluso a una mayor resistencia al resfriado común. El pensamiento positivo da sus frutos en más de un sentido.

5. Meditar

La meditación es una de esas prácticas saludables que la mayoría de la gente no ha probado. De hecho, según un estudio de 2015, solo el 8% de la población estadounidense ha meditado.

La mayoría se aleja de la mediación porque no la entiende. Sienten que no pueden hacerlo o que no necesariamente va a ayudar. Sin embargo, lo hace, y si crees que puedes hacerlo, puedes hacerlo.

La meditación es sólo una limpieza de la mente. Te permite estar a solas con tus pensamientos. Una vez que te despejas del ruido del mundo, puedes empezar a escuchar tus pensamientos y a pensar. Este pensamiento te lleva a pensamientos positivos y te permite ganar control sobre ellos.

6. Escribe tus pensamientos

No, no tienes que ser Ernest Hemingway para escribir. Coge un diario. Un diario. Incluso un trozo de papel cualquiera.

Empieza a escribir. Escribe sobre tus preocupaciones. Escribe sobre tus miedos. A medida que escribas tus pensamientos, te sorprenderá cómo lo que piensas puede cambiar a medida que elaboras tus pensamientos en forma escrita. Puede que te des cuenta de que algunos de tus miedos son infundados.

Nuestra mente tiende a exagerar las cosas. Algunos de nosotros incluso pensamos en el peor de los casos más a menudo. Escribir ayuda a calmar nuestra mente.

Las palabras llevan tus pensamientos a la realidad. A través de la escritura, obtienes una nueva perspectiva de tus problemas. Con suerte, incluso puedes encontrar una solución a tu problema.

7. Rodéate de positividad

Esto a veces puede ser difícil de hacer. Haz un esfuerzo por hacerlo. Escucha podcasts positivos. Habla con personas que te levanten el ánimo. Interactúa con quienes te inspiran.

Hoy en día, en un mundo que gira en torno a las noticias las 24 horas del día y a los medios de comunicación social, se absorbe mucha información. Empieza a observar los mensajes que recibes.

Te sorprenderá saber que muchos de estos mensajes son de naturaleza negativa. Si, en cambio, te rodeas de positividad, empezarás a pensar en positivo.

8. Ejercicio

El movimiento te ayuda a despejar la mente.

En un estudio de la Universidad de Harvard, se ha demostrado que el ejercicio reduce la depresión. ¿Qué ocurre cuando se reduce la depresión? Los pensamientos negativos comienzan a disiparse.

Los pensamientos negativos se sustituyen por otros positivos. Estos pensamientos positivos llevarán a acciones positivas.

Resumen

Un resumen rápido sobre cómo ser un individuo más positivo:

Ser un individuo positivo es alcanzable. Es alcanzable. Estos pasos lo demuestran. Incluso si pruebas sólo una de estas estrategias, no te arrepentirás. Ahora, ¡salga a la calle y empiece a pensar en positivo!

¿Te ha ayudado este artículo a ser un individuo más positivo? Deja un comentario a continuación.