Incluso cuando se produce un acontecimiento negativo inesperado, el proceso de búsqueda de empleo puede comenzar como algo emocionante. Hay muchas cosas que esperar y se pasa a cosas más grandes y mejores, ¿verdad?

Desgraciadamente, esa positividad puede ser difícil de mantener una vez que la realidad se impone.

Cuando la búsqueda se prolonga más de lo previsto, la cuenta bancaria empieza a bajar y empiezas a sentirte desesperado, la motivación puede ser una idea fugaz del pasado a la que es difícil aferrarse. Sin embargo, no tiene por qué ser imposible.

Sigue los siguientes consejos para ayudarte a mantener la motivación durante los momentos difíciles en los que te encuentres entre dos trabajos.

1.

Cuando algo empieza de forma inesperada, puede que te encuentres en un lugar de negación. También puede sentir resentimiento o consternación ante la idea de tener que «empezar de nuevo». No estás solo. De hecho, por cada puesto de trabajo que se abre en este país, hay tres estadounidenses a la caza.

Si algo viene de un lugar negativo, es difícil encontrar lo positivo -como la motivación- de ese mismo lugar. En su lugar, replantea tu situación abrazando el proceso. Céntrate en el futuro, en las posibilidades que te esperan.

Recuérdate a ti mismo que eres más que capaz de afrontarlas. Abraza el proceso, en lugar de resistirte a él, y tendrás más probabilidades de avanzar.

2. ELEGIR NUEVOS OBJETIVOS Elige nuevas metas

Aunque hayas visto que tu vida iba en otra dirección, ahora mismo vas en otra. Eso significa que para encontrar el éxito, debes elegir nuevas metas y alinearte con ellas.

Piensa hacia dónde quieres ir en tu vida y considera las siguientes preguntas:

  • ¿En qué áreas de mi vida profesional he recibido comentarios positivos?
  • ¿Cuáles son mis habilidades?
  • ¿Qué me apasiona?
  • ¿Cómo puedo mantener mi estilo de vida y a mi familia (elija un rango salarial)?
  • ¿Necesito formación adicional, certificaciones u otro enriquecimiento profesional para llegar a donde realmente quiero?
  • ¿Dónde me veo dentro de diez años?
  • ¿Qué valores quiero en un futuro empleador?

Trabaja en ti mismo – tus objetivos y tu visión – y podrás acotar tu búsqueda mientras trabajas en mejorar como persona y empleado.

3.

Nunca hay un mejor momento para trabajar en quién eres como persona que durante una etapa «intermedia» de la vida, como durante la búsqueda de empleo. Si aún no lo has hecho, ponte a trabajar en tu currículum, redefine tus habilidades y piensa si lo que hay en el papel te hace destacar. Si necesitas ayuda, considera la posibilidad de ponerte en contacto con un redactor de currículos o un servicio local.

Una vez que lo que hay sobre el papel es sólido, trabaja en otros aspectos de tu imagen. Considera la posibilidad de echar un vistazo a tu vestuario y a cómo te presentas. ¿Podría un corte de pelo o un afeitado hacerte parecer más profesional? Si no estás seguro, pregunta a un amigo o familiar cercano.

A continuación, pasa a tus habilidades para la entrevista. Si tu currículum hace lo que tiene que hacer y te hace entrar por la puerta y tienes el aspecto adecuado, debes asegurarte de que también puedes actuar. Practica las preguntas más comunes de las entrevistas, dedica tiempo a investigar la empresa con la que te vas a entrevistar, trabaja tus gestos frente a un espejo y practica con un amigo.

Una entrevista debe ser una oportunidad emocionante, no algo que te dé miedo. Cuanto más preparado esté, más probable será lo primero.

4. HACER EL BIEN A LOS DEMÁS

A veces, para mantenerse motivado hay que mirar más allá de uno mismo, hacia los demás. Cuando te sientas deprimido por tu situación, puede ayudarte dedicar unas horas al trabajo voluntario.

Realiza una búsqueda local de organizaciones que necesiten voluntarios -bancos de alimentos, iglesias, Hábitat para la Humanidad, refugios de animales y otros- y luego acércate. Reserva una cantidad de tiempo específica cada semana para centrarte en algo que no seas tú.

5. Establece un horario

No hay nada menos motivador que pasar el tiempo sin rumbo y preguntarse qué pasará después. Piensa en tus días más productivos en el trabajo; lo más probable es que incluyeran algún tipo de horario o lista de tareas que te ayudara a aprovechar al máximo tu tiempo.

Su búsqueda de empleo no debería ser diferente. Piensa en lo que esperas conseguir y establece un horario para ti. Dedica tiempo cada día a practicar para las entrevistas, a solicitar puestos de trabajo, a hacer un seguimiento de las solicitudes que has enviado y a establecer contactos con otros profesionales.

Cuanta más estructura pueda proporcionarse a sí mismo, más motivación tendrá mientras esté entre dos trabajos.

6. Tómate descansos

La búsqueda de un nuevo empleo no significa que tengas unas largas vacaciones a tu alcance.

De hecho, los que tienen más éxito en la búsqueda de empleo lo convierten en un trabajo a tiempo completo. Pero, a veces, necesitas un descanso. Si tus finanzas son estables, considera la posibilidad de tomarte unas vacaciones, solo o con la familia.

Si las cosas están más apretadas de lo que le gustaría, simplemente saque tiempo para escaparse; vaya de excursión, visite una atracción local que saque su lado aventurero o simplemente dé un paseo en coche. Los descansos mentales te permitirán recargarte y volver a centrarte a la vez que te proporcionan un poco de motivación extra.

Resumen

La búsqueda de empleo puede ser un momento de crecimiento personal y de aumento de las oportunidades.

Piensa en las ideas enumeradas anteriormente y luego echa un vistazo a tu situación. ¿Qué puedes cambiar? ¿Dónde podrías mejorar? Ahora es el momento de trabajar en ti; recuerda que esto también pasará.

¿Estás entre dos trabajos en este momento? ¿Cómo te mantienes motivado? Deja un comentario a continuación.