El mando DualShock 4 está diseñado para utilizarse tanto de forma inalámbrica como con cable con tu PlayStation 4, y se supone que se carga cuando lo conectas por USB. Si ves que tu mando de PS4 no se carga, existe la posibilidad de que haya que cambiar la batería, pero esa es solo una posible solución entre muchas otras. Antes de deshacerte de tu mando, o de enviarlo a una costosa reparación, tenemos una serie de soluciones sencillas que puedes probar tú mismo.

blank

¿Qué causa que un mando de PS4 no se cargue?

Cuando un mando de PS4 no se carga, hay un puñado de posibles causas que hay que examinar: puede haber un problema con el puerto o el cable de carga, un problema con la PS4 que le impide suministrar energía a través del USB o un problema con la batería del mando de PS4:

Cómo arreglar un mando de PS4 que no se carga

Si tu mando DualShock 4 está muerto y no se carga, realiza cada uno de los siguientes pasos de solución de problemas para que vuelva a funcionar.

Comprueba la conexión del cable de carga. Los mandos DualShock 4 se cargan a través de un micro USB, que es una conexión de muy bajo perfil que se basa en pequeños clips de acero con resorte para mantener el cargador en su lugar. Si tu mando no empieza a cargarse inmediatamente, retira con cuidado el conector micro USB del puerto del mando y vuelve a insertarlo. Si el conector micro USB está suelto o se cae, lo más probable es que el cable esté desgastado. Comprueba los pequeños clips de acero del conector para ver si han sido empujados o se han desgastado.

Es importante utilizar un cable que sea capaz tanto de proporcionar energía como de transmitir datos. Mientras que todos los mejores cables micro USB pueden realizar ambas funciones, algunos cables más baratos sólo pueden hacer una u otra.

Conecta tu cable USB a algo que no sea tu PS4. En algunos casos, un mando de PS4 tendrá dificultades para cargarse desde los puertos USB de PS4. En lugar de la PS4, puedes utilizar cualquier cargador USB de alta calidad o incluso un puerto USB con alimentación en tu ordenador o portátil.

Si tu mando se carga al conectarlo a un cargador, a tu ordenador o a otro dispositivo, puede haber un problema con los puertos USB de tu PS4.

Inspecciona y limpia el puerto de carga de tu mando. Los conectores utilizados por el micro USB son tan pequeños que es muy fácil enchufar uno aunque el puerto tenga suciedad, polvo u otros contaminantes en su interior. En el peor de los casos, los residuos pueden impedir que se enchufe el cable hasta el final y se asiente correctamente. En otros casos, las conexiones sucias simplemente impiden la transferencia de energía.

Utiliza aire comprimido o un soplador eléctrico para limpiar el puerto de carga, y examina el interior con una linterna. Si ves algún residuo, o el mando sigue negándose a cargar, puedes intentar limpiarlo más con un pequeño implemento como un palillo.

Si el puerto muestra signos de daño, o si se mueve, puede estar dañado y necesita ser reemplazado.

Reinicia tu mando de PS4. Tu mando puede tener un problema de firmware que está impidiendo que se cargue. Para solucionarlo, puedes insertar un palillo u otro implemento similar en el pequeño agujero de la parte posterior de tu mando durante unos cinco segundos. Después de eso, conecta el mando, arranca tu PS4 y comprueba si el mando se carga.

Realiza un ciclo de alimentación de tu PS4. Si el mando sigue sin cargarse, entonces el ciclo de alimentación de la consola puede ayudar. Para ello, tienes que apagar la consola y el mando, desenchufar la consola de la corriente y dejarla desenchufada durante unos 20 minutos.

Esto sólo ayudará a tu PS4 a cargar el mando. Si ya has probado un cargador diferente sin ningún éxito, esto no ayudará.

Sustituir el puerto de carga del mando de la PS4. Si descubre que el puerto de carga está suelto o dañado, entonces la única solución es sustituir el puerto. Para ello es necesario desmontar el mando, desatornillar la placa del puerto de carga y desconectar el cable plano que conecta la placa del puerto de carga con la placa principal. No es especialmente difícil, pero querrá estar absolutamente seguro de que el puerto de carga es el culpable primero para evitar perder tiempo y dinero.

Sustituir la batería del mando de la PS4. Cuando todo lo demás falla, sólo hay dos opciones. O bien la batería está mal, o el propio controlador se ha roto. Es posible que desee enviar su controlador para la reparación en este paso o el anterior, o simplemente puede abrir el controlador y reemplazar la batería.

Aunque el DualShock 4 no utiliza baterías fácilmente reemplazables como el mando de la Xbox One, sustituir la batería no es tan difícil. Todo lo que tienes que hacer es desmontar el mando, desconectar la batería de la placa de circuito principal y sustituirla por una nueva.