Cuando un mando de Xbox One empieza a sufrir de deriva, normalmente notarás un movimiento no deseado mientras juegas. Se llama deriva del mando, o deriva del stick analógico, porque uno o ambos sticks se desviarán, o se moverán, en una dirección no deseada incluso cuando no los estés tocando.

Para arreglar la deriva del mando de Xbox One, es necesario desmontar el mando y reparar o sustituir uno o más componentes relacionados con los sticks analógicos.

¿Qué es la deriva del mando de Xbox One?

La situación más común es la deriva en el stick analógico izquierdo, que suele manifestarse en que tu personaje mira constantemente hacia arriba en los juegos en primera persona. Sin embargo, el stick derecho también puede sufrir problemas de deriva. También puedes notar que cuando mueves uno de los sticks analógicos en cualquier dirección, seguirá registrando ese movimiento incluso después de quitar el pulgar del stick.

Cuando se produce la deriva del mando de Xbox One, hay tres causas principales:

  • Almohadilla del thumbstick desgastada: Cada thumbstick está formado por un componente sensor en forma de caja con un eje móvil en la parte superior y un componente de goma o plástico que encaja en el eje. Si la pieza de goma o plástico se desgasta, sustituirla o repararla solucionará tu problema de deriva. En algunos casos, un problema similar puede ser causado por almohadillas de thumbstick sucias.
  • Muelles desgastados: Cada componente del sensor de la palanca de pulgar tiene dos resortes que ayudan a que vuelva al centro cada vez que se retira el pulgar. Cuando uno o ambos resortes se desgastan, se nota la deriva. La sustitución de los resortes soluciona el problema.
  • Unidad de la palanca de pulgar en mal estado: Cada thumbstick consta de un componente sensor que está soldado a la placa de circuitos del mando. Este componente puede fallar internamente, en cuyo caso la única solución posible es sustituirlo por una pieza nueva.

Cómo arreglar las almohadillas de los thumbsticks desgastadas

Si notas que tu mando de Xbox One sufre de deriva de los thumbsticks, querrás empezar por las soluciones más fáciles y continuar desde ahí. Aunque las almohadillas sucias o desgastadas del thumbstick no representan la fuente más común de este problema, este es el mejor lugar para empezar ya que es lo más fácil y rápido de probar.

Para llevar a cabo este arreglo, necesitarás:

  • Alcohol isopropílico
  • Bastoncillos de algodón
  • Herramienta para hacer palanca
  • T-8 o T-9 Torx de seguridad
  • Calza de su elección o almohadillas de repuesto para el pulgar

Una vez que haya reunido esos elementos, a continuación se explica cómo realizar la reparación:

Aplique alcohol isopropílico a un hisopo de algodón.

Levante la palanca de pulgar y limpie cuidadosamente la superficie redondeada con alcohol.

Gire la palanca de pulgar poco a poco, limpiando cuidadosamente todo el conjunto.

Compruebe que ha limpiado completamente la palanca de pulgar y pruebe su funcionamiento.

Si la palanca de pulgar todavía se atasca o se desplaza, desmonte el mando de la Xbox One utilizando una herramienta de palanca y un Torx de seguridad T-8 o T-9.

Compruebe las palancas de pulgar para ver si están colocadas correctamente, e intente moverlas para ver si están sueltas.

Si las almohadillas de la palanca de pulgar se sienten sueltas, quítelas.

Reemplace las almohadillas del thumbstick por otras nuevas, o vuelva a instalarlas con un calce como una astilla de papel o plástico, y compruebe si se sienten sueltas.

Vuelva a montar el controlador y pruebe su funcionamiento.

Cómo arreglar los resortes de la palanca de pulgar del controlador de Xbox One

Si todavía experimenta la deriva después de intentar arreglar las almohadillas de la palanca de pulgar o determinar que no estaban sucias ni sueltas, entonces la siguiente solución más fácil es reemplazar los resortes de la palanca de pulgar. Si sólo una palanca de pulgar le está dando problemas, sólo reemplace los resortes de esa palanca de pulgar.

Para llevar a cabo esta solución, necesitará:

  • Herramienta para hacer palanca
  • Torx de seguridad
  • Muelles del stick analógico
  • Pinzas

Muchos mandos, incluidos los de Xbox 360, utilizan el mismo componente del stick analógico que los mandos de Xbox One, por lo que puedes coger los muelles de un mando antiguo. También puedes comprar un stick analógico de reemplazo y tomar los resortes de eso.

Aquí es cómo reemplazar los resortes en un stick analógico del controlador de Xbox One:

Desmonta tu mando utilizando una herramienta de palanca y un Torx de seguridad T-8 o T-9.

Haz palanca con cuidado para quitar las tapas de plástico verdes de la parte inferior y del lado derecho del conjunto del stick analógico.

Si rompes alguna de las tapas de plástico, tendrás que sustituir todo el módulo del stick analógico, lo que requiere soldadura.

Retire los resortes.

Utilice pinzas si tiene problemas para retirar el resorte.

Reemplace con resortes nuevos, o con resortes tomados de otro controlador.

Vuelva a colocar las tapas de plástico verdes en su lugar.

Vuelva a montar su controlador y pruebe su funcionamiento.

Cómo sustituir un stick analógico del mando de Xbox One

En algunos casos, te encontrarás con que uno o los dos sticks analógicos están simplemente desgastados y necesitan ser sustituidos. Esta es una reparación aún más complicada, y no deberías intentarla si no te sientes cómodo desoldando y soldando.

No intentes esta reparación si no tienes experiencia en desoldar componentes de una placa de circuitos. Cualquier error con la herramienta de desoldadura o el soldador podría arruinar fácilmente tu mando.

Si quieres intentar esta reparación, necesitarás:

  • Herramienta para hacer palanca
  • T-8 o T-9 Torx de seguridad
  • T-7 Torx
  • Herramienta para desoldar
  • Herramienta para soldar
  • Soldador
  • Conjunto de stick analógico de repuesto

A continuación se explica cómo sustituir un stick analógico del mando de Xbox One:

Desmonta tu mando utilizando una herramienta de palanca y un Torx de seguridad T-8 o T-9 para desmontar la carcasa y un Torx T-7 para retirar la placa de circuito.

Utiliza una herramienta de desoldadura para retirar el conjunto del stick analógico antiguo de la placa de circuito.

Inserta el nuevo conjunto del stick analógico, y suéldalo en su lugar.

Vuelve a montar el mando y prueba su funcionamiento.