Resulta irónico que lo que impulsa a la mayoría de las personas a adquirir un iPhone o un iPod -el amor por la música- pueda impedirles disfrutar de ella. Escuchar música en un iPhone demasiado, o a un volumen demasiado alto, puede provocar una pérdida de audición, privándole de la capacidad de disfrutar de la música. La pérdida de audición en el iPhone es un riesgo grave para muchos usuarios (y también para los usuarios de dispositivos que no son de Apple). Cada vez son más las investigaciones que demuestran que la forma en que la gente escucha los iPhones puede causar daños auditivos duraderos.

Estos consejos para evitar la pérdida de audición son relevantes para todos los modelos de iPhone, independientemente de la versión de iOS.

La pérdida de audición es un problema real

El iPhone y el iPod producen un máximo de 100 a 115 decibelios (el software limita los iPods europeos a 100 dB; los modelos estadounidenses se han medido más alto), que es el equivalente a asistir a un concierto de rock.

Algunos estudios han descubierto que las personas de 20 años tienen una pérdida de audición más propia de las personas de 50 años o más debido a la exposición a la música a este volumen.

Este no es un problema específico del iPhone. Los usuarios de Walkman tenían el mismo problema en los años 80. La pérdida de audición es algo que hay que tomarse en serio.

Consejos para evitar la pérdida de audición en el iPhone

A continuación se ofrecen algunos consejos para utilizar un iPhone y proteger la audición.

No escuche tan alto

La mayoría de los investigadores coinciden en que es seguro escuchar regularmente un iPod o un iPhone a un 70 por ciento de su volumen máximo. Si quieres escuchar tu iPhone o iPod a todo volumen, no lo hagas durante más de cinco minutos.

Usa el control de volumen

En respuesta a las preocupaciones de los consumidores, Apple ofrece un ajuste de límite de volumen para algunos dispositivos iOS. En el iPhone, por ejemplo, vaya a Ajustes > Música > Límite de volumen para ajustar el volumen máximo.

También es posible limitar el volumen de canciones individuales, pero eso es menos eficiente, especialmente si hay miles de canciones en su biblioteca.

Limite su escucha

El volumen no es lo único que puede contribuir a la pérdida de audición; la duración de la escucha también es importante.

Si escucha música a un volumen elevado, hágalo durante menos tiempo. Además, dé a sus oídos la oportunidad de descansar entre las sesiones de escucha para minimizar los daños.

Utilice la regla 60/60

Dado que la combinación de volumen y duración de la escucha puede causar pérdida de audición, los investigadores recomiendan aplicar la regla 60/60.

Esta regla sugiere escuchar un iPhone durante 60 minutos al 60 por ciento de su volumen máximo, y luego tomar un descanso. Los oídos que descansan tienen tiempo para recuperarse y es menos probable que sufran daños permanentes.

No utilice auriculares

A pesar de que se incluyen en todos los iPod y iPhone, los investigadores advierten que no se deben utilizar auriculares, independientemente de quién los haya fabricado.

Los auriculares son más propensos a causar daños en la audición que los auriculares que se colocan sobre la oreja. También pueden ser hasta 9 dB más ruidosos que los auriculares sobre la oreja. Esto no es un gran problema cuando se pasa de 40 a 50 dB, pero es más grave cuando se pasa de 70 a 80.

Utilice auriculares con amortiguación o cancelación de ruido

El ruido que le rodea puede hacer que cambie su forma de escuchar el iPod o el iPhone. Si hay mucho ruido cerca, es probable que suba el volumen del iPhone, aumentando así las posibilidades de pérdida de audición.

Para reducir o eliminar el ruido ambiental, utilice auriculares con cancelación de ruido. Son más caros, pero sus oídos estarán protegidos.