No podemos negar que vivimos en una sociedad eminentemente audiovisual en la que las imágenes y los vídeos lo llenan todo: videoclips, anuncios de televisión, series, reportajes periodísticos, documentales, cortometrajes, películas de todo tipo… El sector audiovisual mueve año tras año un volumen creciente de trabajo y dinero en el que la edición de vídeo es fundamental.

¿Qué es la edición de vídeo?

Cuando hablamos de cualquier proyecto audiovisual podemos dividir su desarrollo en tres fases:

  • La primera: La creativa, en la que tenemos la idea, damos forma al guión y buscamos localizaciones y profesionales para desarrollarlo a todos los niveles.
  • La segunda: El rodaje propiamente dicho.
  • La tercera: La edición, también llamada montaje o postproducción.

Y las tres son igual de importantes porque un fallo en cualquiera de ellas puede desbaratar todo el proyecto. Podemos decir que en la edición de vídeo nos encargamos de unir las piezas sueltas que hemos recogido durante la fase de rodaje y pulirlas para que tengan el sentido que habíamos pensado en la fase de creación y que sea estéticamente aceptable. Cuando nos embarcamos en cualquier trabajo audiovisual buscamos no sólo enseñar sino también y sobre todo transmitir ideas y emociones que hagan que el espectador se sienta atraído por nuestro trabajo.

¿Qué necesitamos para una buena edición de vídeo?

Principales herramientas de edición de vídeo

Hay dos programas que utilizamos con mayor frecuencia en la edición de vídeo:

1. FlexClip

FlexClip es una herramienta de edición de vídeo en línea fácil de usar, que le permite crear secuencias de imágenes, anuncios, tutoriales sin esfuerzo. Dispone de diseños llamativos, sofisticadas herramientas de edición de vídeo (muy fáciles de usar) y numerosas posibilidades de incluir textos, música, voz en off o algunos otros efectos básicos. Una de sus grandes bazas es que está pensado precisamente para personas ajenas al diseño. Sin necesidad de tener conocimientos previos de edición y montaje, podrás crear vídeos cortos en cuestión de minutos.

2. iMovie

La aplicación iMovie te permite editar tus propios vídeos en Mac, ya sean grandes o pequeños. Es un editor bastante completo que puedes utilizar en tu ordenador Apple, en tu iPhone, iPad, etc. La interfaz de este programa es como la de cualquier otro programa de edición, cuenta con una pantalla de previsualización, una línea de tiempo a la que añadir nuestros clips de vídeo y audio, y otra pantalla para importar los archivos en la que también podemos seleccionar etiquetas, fondos, audios, transiciones, efectos… Con iMovie, podrás editar fácilmente y sin preocuparte por el rendimiento de tu pc ya que consume muchos menos recursos que otros programas de edición de vídeo.

Conclusión

Como decíamos al principio de este artículo, el trabajo de producción de vídeo es fundamental en la industria audiovisual. Las productoras, que trabajan en productos de todo tipo, serán el entorno profesional ideal en el que te moverás. Anuncios publicitarios, series de televisión, cortometrajes y largometrajes forman parte de su trabajo diario. Pero los editores de vídeo también son necesarios para los programas de televisión, los informativos, la industria musical, el desarrollo de páginas web, que utilizan vídeos cada vez con más frecuencia, las redes sociales, los entornos institucionales, las agencias de comunicación…