La consola Xbox 360 y el cargador de energía tienen luces LED incorporadas que pueden ayudarle a diagnosticar posibles problemas técnicos. Utilice esta guía de solución de problemas de Xbox 360 para arreglar una consola que no se enciende.

La información de este artículo se aplica a todos los modelos de Xbox 360. Hay instrucciones separadas para la solución de problemas de una Xbox One que no se enciende.

Causas de una Xbox 360 que no se enciende

El anillo rojo de la muerte es un problema de hardware que puede impedir que su Xbox 360 funcione correctamente. Mire las luces LED que rodean el botón de encendido:

  • Si la Xbox 360 tiene un solo anillo rojo, puede mostrar un código de error en el televisor. El sitio web de soporte de Xbox tiene una lista de códigos de error de Xbox 360 y cómo solucionar estos errores.
  • Dos LEDs rojos significan que la Xbox 360 se está sobrecalentando.
  • Si la Xbox 360 muestra tres anillos rojos, puede haber un problema con la fuente de alimentación.
  • Si la Xbox 360 muestra cuatro anillos rojos, está teniendo problemas de comunicación con el televisor.

Aunque la Xbox 360 S y la Xbox 360 E no tienen los anillos rojos de la muerte, es posible que veas que el botón de encendido de la consola parpadea en rojo. Además de la luz parpadeante, es posible que veas un mensaje en la pantalla del televisor que te indica que la consola está sufriendo una ventilación insuficiente.

Cómo arreglar una Xbox 360 que no se enciende

Los pasos que debes seguir dependerán del origen del problema.

Desenchufa cualquier accesorio, como mandos o discos duros externos, de la consola antes de solucionar el problema para evitar que otros factores afecten al proceso.

Desenchufa la Xbox de la pared y vuelve a enchufarla. Esta sencilla solución puede resolver los problemas con la fuente de alimentación y la consola.

Compruebe el cambiador de alimentación de la Xbox 360. Para comprobar el estado de la fuente de alimentación, enchúfela en la pared y mire la luz LED de la unidad. Siga estas instrucciones en función del color del LED cuando la fuente de alimentación esté enchufada a la toma de corriente.

  • Verde sólido: Si la luz LED de alimentación es verde, la fuente de alimentación debería estar funcionando. Desenchufe la fuente de alimentación y vuelva a conectarla a la pared para ver si le permite alimentar la consola Xbox correctamente. Si obtiene el mismo resultado, pase al siguiente paso.
  • Rojo o naranja intermitente: Desenchufa la fuente de alimentación de la pared y vuelve a enchufarla para ver si tiene algún efecto.Si sigue sin poder encender la consola, es posible que haya un problema con la toma de corriente. Enchufa el adaptador de corriente de la Xbox 360 en otra habitación para descartar posibles problemas con la toma de corriente.
  • Naranja sólido: Es muy probable que la fuente de alimentación esté dañada. Obtenga una nueva para ver si permite que su Xbox 360 se encienda correctamente.
  • No hay luz: Desenchufa la fuente de alimentación de la pared y vuélvela a enchufar para ver si tiene algún efecto. Si sigues sin poder encender la consola, puede haber un problema con la toma de corriente o la fuente de alimentación. Utiliza el adaptador en otra habitación para descartar posibles problemas con la toma de corriente. Si la unidad sigue sin encenderse, puede estar dañada. Consigue una nueva fuente de alimentación para ver si permite que la Xbox 360 se encienda correctamente.

Deja que la Xbox 360 se enfríe. Si tu Xbox 360 muestra dos anillos rojos (o una luz roja parpadeante en los modelos S y E), desenchufa la consola y deja que se enfríe durante una hora antes de volver a utilizarla. Asegúrate de que el lugar donde guardas la consola Xbox tiene suficiente espacio para respirar para evitar que se sobrecaliente en el futuro.

Desconecta y vuelve a conectar todos los cables de A/V del televisor y de la consola Xbox 360. Cuatro anillos rojos significan que hay un problema con la conexión al televisor. Asegúrate de que las entradas de audio y vídeo están en los puertos correctos y comprueba que no hay daños físicos en los cables. Si el problema persiste, utiliza un cable de A/V diferente para probar el sistema.

Retire y vuelva a instalar el disco duro de la Xbox 360. Si todo lo demás falla, vuelva a instalar el disco duro o sustitúyalo. Si opta por esta vía, asegúrese de transferir los datos de la Xbox 360 a un nuevo disco duro.

Microsoft dejó de dar soporte a la Xbox 360, por lo que ya no es posible que el fabricante repare la consola.