Los entornos de espacios de trabajo conjunto son un concepto bastante nuevo, sin embargo, su adopción como entorno de elección para los profesionales creativos (en particular para los autónomos o los soloprofesionales) ha sido rápida en los últimos años.

No sólo disfrutarás de las economías de escala que supone compartir el espacio, los servicios y las salas de reuniones.

Pero si eliges cuidadosamente tu comunidad de cotrabajo te abrirás a formar relaciones valiosas, productivas y emocionantes que pueden mejorar significativamente tu situación financiera.

Desgraciadamente, las relaciones de cotrabajo son un arma de doble filo; si les dedicas demasiado tiempo, otras tareas simplemente no se realizan; si las descuidas, te arriesgas a perder todos los beneficios de una comunidad profesional compartida.

Cómo potenciar la productividad en los espacios de cotrabajo

Para que el espacio de cotrabajo funcione realmente para ti, considera los siguientes consejos sencillos como una lectura esencial para el cotrabajador que quiere no sólo sobrevivir, sino también prosperar en la jungla del cotrabajo.

1. Ponte de pie para trabajar en red

Ya sabes que estar de pie mientras trabajas es, por defecto, enormemente beneficioso para tu salud. Pero ¿sabías que, en entornos de trabajo, puedes utilizar el mero hecho de estar de pie como herramienta de comunicación?

Ayuda a diferenciar entre los momentos en los que estás trabajando en proyectos (que requieren toda tu concentración) y los momentos en los que estás disponible para establecer contactos y compartir.

Tomar los descansos de la pantalla de pie en la zona común envía una clara señal de que eres libre de participar con los demás.

2. ENFÓCATE EN LAS TAREAS, NO EN EL TRABAJO.

Resiste el impulso de dejar que la socialización se apodere de tu horario de trabajo. Recuerda: estás en un espacio de co-working WORK, no estás asistiendo a una fiesta.

Ten una lista clara de objetivos que hay que alcanzar cada día y cúmplelos.

Si el trabajo te resulta abrumador y no estás seguro de por dónde empezar, haz primero la tarea más difícil del día. Luego puedes pasar a algo más fácil (o hacer un rápido descanso).

3. ENFRENTARSE A LA PARED De cara a la pared

Suena duro, pero si estás de cara a otra persona es más probable que te encuentres con su mirada y charles en lugar de trabajar.

Si tu pantalla o espacio de trabajo está de espaldas a los demás, te obliga a concentrarte en el asunto que tienes entre manos. En lugar de tener los ojos desviados para ver lo que hacen los demás.

Una advertencia: utiliza este consejo con moderación, ya que no querrás emitir un lenguaje corporal negativo ni convertirte en una persona que se esconde en un rincón y evita toda interacción social.

4. PROGRAMAR EL NETWORKING Programe su red de contactos

En lugar de llenar el valioso tiempo de trabajo con «charlas» informales e improductivas , programe sesiones de intercambio de ideas. O, tal vez, para trabajar en proyectos de colaboración, del mismo modo que lo haría en una reunión con sus propios clientes.

Una hora definida de inicio y finalización ayuda a centrarse en la consecución del objetivo de la reunión y minimiza el riesgo de salirse del tema.

Los estudios demuestran que las reuniones más eficaces se realizan de pie, por lo que puede valer la pena asegurarse de que el espacio de trabajo elegido tiene algunas opciones antes de apuntarse, ¡se sorprenderá de la diferencia que supone!

5. ¿De verdad? ¿Otro café?

Sé honesto: ¿realmente necesitas otro café/té, o sólo estás creando una excusa para evitar esa tarea de la que no quieres ocuparte?

Preparar bebidas supone una enorme pérdida de tiempo que podría dedicarse a otras tareas más productivas.

Mantén una botella de agua en tu escritorio para rellenarla regularmente y limita las bebidas calientes a tus momentos de descanso. No sólo acabarás eligiendo bebidas más sanas, sino que estás en el espacio de co-working para trabajar, no para prepararte.

Una vez que tengas claro que no formas parte de la «ronda de bebidas» , verás que tienes más tiempo para trabajar. No será tan probable que te pongas a beber y charlar en lugar de dedicarte a una actividad productiva.

Por supuesto, no deberías evitar por completo las pausas para el café. Representan una gran oportunidad para establecer contactos, pero limítate a no más de dos al día.

6. Utiliza tus descansos en el ordenador con prudencia

Es importante que te tomes un descanso regular de la pantalla cada hora aproximadamente: aprovecha este tiempo para interactuar con tus compañeros.

¿Por qué no entregar un mensaje en persona? ¿Por qué no programar una pequeña reunión para ponerse al día o incluso dar un paseo por la manzana para quitarse las telarañas?

Distinguir claramente entre el tiempo de pantalla y el tiempo de descanso ayuda a los trabajadores a mantener la concentración y garantiza que trabajen de forma que mejore su bienestar mental y físico.

Si no ha oído hablar de la técnica «pomodoro» para los horarios de trabajo y descanso, hágase un favor y pruébela hoy mismo.

7. Da y recibirás

Aunque es importante conseguir algún rendimiento cada día, si te pasas todas las horas con la cabeza gacha puedes perderte gran parte del valor que aporta el espacio de trabajo.

Ser un colega generoso en cuanto a tus ideas, conocimientos y habilidades fomenta un ambiente positivo y productivo que realmente puede mejorar una amplia gama de proyectos.

La comunidad de cotrabajo es tan buena como sus miembros, así que asegúrate de trabajar para que sea un éxito.

8.

Cada día se pierden horas de valioso tiempo de trabajo en tratar asuntos triviales que surgen simplemente por una mala etiqueta y una falta de entrenamiento en la casa.

Cosas tan sencillas como lavarse después y mantener las zonas de escritorio más transitadas libres de basura (sí, eso significa las migas de tu panecillo).

Además, guardar las cosas y dejar la sala de descanso como te gustaría encontrarla es esencial para que tu espacio de trabajo funcione bien.

Nadie quiere perder el tiempo haciendo cumplir el turno de la cocina o cualquier otro asunto trivial de limpieza, así que asegúrate de emplear tus mejores habilidades sociales para que todo funcione bien.

En conclusión

Utilizado correctamente, el espacio de co-working se convierte en una valiosa herramienta que puede mejorar considerablemente el proceso creativo.

Así como proporcionar una plétora de nuevas perspectivas a tu trabajo, y a tu vida. Siguiendo estos sencillos consejos te asegurarás de que tus horas de trabajo sean productivas además de agradables, permitiéndote sacar el máximo partido a tu experiencia de co-work.

¿Cómo te mantienes productivo en los espacios de co-work? Deja un comentario a continuación.