Es fácil pasar por alto varios hechos importantes sobre el tema de la comunicación.

En primer lugar, la comunicación es fundamental para satisfacer nuestras necesidades. Cuando no sabemos cómo expresar nuestros deseos en palabras, tenemos más dificultades para que se cumplan.

En segundo lugar, la comunicación nos permite establecer relaciones sanas y funcionar en ellas sin problemas. La comunicación nos permite saber dónde estamos y a qué atenernos dentro de una relación.

Entonces, ¿por qué tendemos a ignorar o a restar importancia a este tema?

7 consejos para que te inspires en la comunicación efectiva

Quizá sea porque asumimos que no es necesario desarrollar más nuestras habilidades comunicativas. Tal vez sea porque no sabemos qué hacer o dónde acudir si queremos mejorar nuestras habilidades de comunicación.

Tal vez sea porque en realidad nos dan miedo muchos aspectos de hablar en público, y tendemos a evitar el mayor número posible de eventos que impliquen comunicación.

Sea cual sea el motivo, hay varios principios sencillos que puedes aprender para que tus propios esfuerzos de comunicación sean más eficaces. Aquí tienes 7 consejos para empezar e inspirarte a comunicar con eficacia:

1. No te cohíbas al hablar.

Aunque este consejo pueda parecer elemental, es fundamental para una buena comunicación. La comunicación es una transacción entre personas.

Cuando estamos preocupados por nuestras propias reacciones y nuestro estado de ánimo en lugar de estar atentos a lo que ocurre entre nosotros y las personas con las que hablamos, nos «perdemos» en la conversación.

No tenga miedo de comprometerse con otras personas cuando hable. No te centres en la evaluación que puedan hacer de ti los demás; en lugar de ello, decide centrarte en transmitir tu mensaje con la mayor claridad y poder que puedas reunir.

2. NO TENGAS MIEDO DE HACER UN COMENTARIO. No tengas miedo de impactar con tus palabras.

Sepa que sentirse nervioso no debe disuadirle de hablar de lo que piensa. Sentirse nervioso es simplemente una indicación de que tiene algo que vale la pena decir.

Si siente pasión por su mensaje, crea y confíe en que los demás querrán escucharlo.

3. Evita predecir cuál será el resultado de tu conversación.

Una forma sencilla de hablar con más eficacia es despejar la cabeza de desorden mental. Cuando predecimos cómo serán recibidas nuestras palabras por los demás, nos volvemos mentalmente desordenados y poco claros cuando hablamos.

Esto es especialmente cierto cuando suponemos que nuestras palabras serán recibidas de forma negativa, por ejemplo, con críticas, juicios o burlas. Ahórrate este tipo de desorden y sigue adelante con tu mensaje real.

4. NO TENGAS MIEDO DE TUS PROPIAS PALABRAS. No tengas miedo de tus propios sentimientos.

Utiliza tus sentimientos cuando hables. Exprésalos en el volumen (alto o bajo) de tu voz. Utilízalos para dar color y energía a las palabras que elijas.

No es necesario blanquear los sentimientos de lo que dices. Cuando percibimos que alguien habla honestamente de sus emociones, tendemos a escuchar con más atención.

Cuando hablamos en conjunción con lo que sentimos, hablamos con sentido e intensidad.

5. Saber que se puede describir bien cualquier cosa.

Si alguna vez te has quedado callado porque no tenías palabras para describir tu experiencia, este consejo es para ti. La próxima vez que sientas que no puedes hablar con claridad, hazlo saber a tus interlocutores. Por ejemplo, puedes decir:

«Aunque tengo una opinión positiva sobre esta campaña, todavía me cuesta entender por qué no me siento cómodo apoyando su lanzamiento en este momento. ¿Alguien más opina lo mismo?»

Utiliza tus palabras; que sean sencillas, simples y que se ajusten a lo que estás experimentando. Esta es una gran técnica para fomentar un mayor entendimiento entre las personas.

6. Sepa que puede confiar en su opinión.

No hay nada que sustituya a la confianza cuando hablamos. La confianza es la salsa especial que hace que nuestra entrega tenga éxito y que nuestro mensaje se mantenga.

Hay que tener en cuenta que esto es cierto incluso cuando los demás no están de acuerdo con nuestra opinión.

Cuando hablamos con confianza, transmitimos que se puede confiar en nosotros y que hablamos en serio. Por lo tanto, cuando hable, hágalo con todo el corazón.

7. Procura preservar tu libertad y la de los demás cuando hables.

La mayoría de las personas disfrutan y valoran su sensación de libertad. Si puede mantener sus propias opciones y animar a los demás a hacer el mejor uso de sus propias opciones cuando habla, es probable que pueda comunicarse bien.

Es cuando intentamos engatusar, manipular o engañar a los demás, o cuando nosotros mismos nos sentimos presionados, cuando se producen los fallos en nuestra comunicación con los demás.

Cuando sentimos que nuestra libertad está amenazada o está en juego, entonces nuestro nivel de comodidad baja y pueden surgir dificultades.

No te sientas atado por lo que dicen los demás y no intentes atar a los demás con lo que dices.

Resumen

Como ves, las opciones para mejorar tu comunicación son numerosas.

Pruebe una, pruebe varias. Encuentre lo que funciona para usted. Recuerda que debes optar por la confianza en lugar del miedo o la ansiedad cuando hables. Establezca una conexión con sus interlocutores en lugar de intentar impresionarlos.

Luego disfruta de las relaciones y oportunidades que se te abren cuando haces esas conexiones.

¿Qué le ha ayudado a comunicarse eficazmente en el pasado? Deja un comentario a continuación.