Sería estupendo comenzar este artículo con la afirmación de que todos nuestros sueños se harán realidad, sólo tenemos que esperar/cambiar nuestra perspectiva/cambiar nuestra mente a otra cosa (subraya la correcta).

Pero seamos sinceros desde el principio: no funciona así.

Al darse cuenta de ello, muchos se sumieron en la depresión, se lamentaron de lo imperfecto que es este mundo, pero mantienen la cabeza en las nubes.

Su opción es imprecación de la injusticia y tomar el camino de la menor resistencia. Su carácter: un soñador vano, y su destino inevitable: lamentaciones interminables.

Pero hay otros: los triunfadores.

Habiendo captado la verdad, también se asustaron, pero este miedo, en vez de hacerles perder el ánimo, les hizo poner los pies en el suelo, y actuar. Su elección es cargar con la responsabilidad de sus vidas. Su carácter: un creador, y su destino inevitable: la vida de sus sueños.

7 maneras de pasar de soñador a triunfador

Estos grupos nunca se comunican estrechamente. Sus vidas rara vez se cruzan. Sin embargo, puedes unirte al otro grupo en cualquier momento. En caso de que estés dispuesto a hacerlo, utiliza estos consejos como faros.

Aquí hay 7 grandes maneras de transformarse de un soñador en un triunfador:

1. Para hacer realidad sus sueños, los triunfadores mantienen los ojos y la mente abiertos. Nunca se esconden de los retos que aparecen en su camino. Con gusto hacen nuevos amigos, exploran nuevos destinos, interactúan y aprenden.

Los triunfadores comparten sus sueños con los demás y obtienen ayuda. Sin embargo, no esperan sentados sin hacer nada. Pensando en el arrepentimiento, saben que la acción equivocada es mejor razón para ello, que su falta.

Lo intentaron, y eso cuenta.

2. Hacer planes

Los sueños son frágiles vasos de cristal que podrían romperse fácilmente, y los planes son los firmes soportes que los salvan de la destrucción. Los planes te permiten avanzar con confianza y con una visión clara de lo que tienes que hacer para que tus sueños se hagan realidad.

Los soñadores que acaban convirtiéndose en triunfadores no dejan la realización de sus sueños en manos de la fortuna. Pueden avanzar lentamente, pero paso a paso llegan a la meta.

Mientras que el sueño es la capacidad instintiva de navegar en el bosque, el plan es un mapa detallado con referencias y advertencias.

3. Inspírate

Incluso si tu sueño apareció en la primera infancia, y es todo lo que quieres, a veces la vida hace sus enmiendas, y renunciamos a él convenciéndonos de que hay muchas otras opciones diferentes. Pues bien, es la forma correcta de arrepentirse.

Para mantener tu sueño vívido y real, busca la inspiración. Tiene que haber un par de soñadores de éxito a tu alrededor. No los envidies, busca la manera de conocerlos mejor. Sin duda, tienen algunos consejos para ti. Una vez más, su estilo de vida sería estupendo.

Si tu sueño es convertirte en artista, ve a los lugares donde se reúnen los artistas, comunícate con ellos, absorbe la energía positiva. Afina así las cuerdas de tu corazón, para que el mundo exterior reciba un mensaje claro.

4. BUSCA OPORTUNIDADES Busca oportunidades

Puedes encontrar cientos de excusas por las que no intentas hacer realidad tus sueños, pero la verdad es la única: si no te esfuerzas, nunca lo conseguirás.

Si sueñas con convertirte en un bailarín de éxito o con comprar una granja, y lo único que haces es pasar tus noches libres viendo programas de televisión o bebiendo en los bares de la zona, sin hacer ningún esfuerzo por cambiar el rumbo de las cosas, nunca lo conseguirás.

Todo el mundo encuentra algunos obstáculos en la vida que no le permiten avanzar en la dirección que desea. Pero todos ellos son temporales. Atraviésalos y sigue intentándolo. No dejes que la rutina te absorba.

5. Escúchate a ti mismo

Sé fiel a ti mismo.

Conocerás a mucha gente que te dirá que vas a fracasar o que tus sueños son estúpidos. Además, puedes encontrar montones de razones para dejar de actuar por ti mismo.

Tenderás a creerles, porque es mucho más fácil que encontrar argumentos para seguir trabajando. Sin embargo, tienes que hacer lo segundo.

Es tu vida, y si quieres pasarla moldeando jarras, debes pasarla así. La vida es demasiado corta para hacer concesiones. Sigue tus sueños. Incluso si, de repente, te das cuenta de que no es exactamente lo que quieres, entenderás lo que es mucho más rápido.

6. NO TE ASUSTES No te asustes

El miedo es una de las emociones más fuertes que podemos experimentar.

No dejes que supere tus sueños.

Todos los que se atrevieron a hacer realidad sus sueños tuvieron miedo. Sin excepciones. El suspenso da miedo. Pero con cada paso, habrá más luz y menos oscuridad. Cuanto más cerca esté tu sueño, más feliz serás.

Y la felicidad es lo único que importa. Tenlo en cuenta para seguir avanzando.

7. Fracasar

No hay error. Fracasar. Toda historia de éxito comenzó con una cadena de fracasos. Es una regla. Si todos los triunfadores se detuvieran después del primer fracaso, no habría electricidad, ni viajes espaciales, ni historias sobre Harry Potter.

Fracasando descubres un método más que no funciona. Aprendes y te haces más fuerte. Cada fracaso te acerca a tu sueño. Finalmente, comprendes que no hay excusas para dejar de intentarlo, ya que la mayor parte del camino está superada. Te levantas y sigues adelante.

No hay más vidas. Es tu único intento. No lo desperdicies.

Resumen

Aquí tienes un rápido resumen de las 7 formas de pasar de soñador a triunfador:

¿Estás tratando de transformarte en un triunfador? Deja un comentario a continuación.