Estamos en una época en la que parecemos tan ocupados y agotados por la tecnología que es fácil olvidar las cosas sencillas que hacen que la vida sea interesante.

La vida es lo mejor que podemos pedir y vale la pena pasar los mejores momentos haciendo cosas agradables con las personas que queremos. A veces es bueno recuperar esta sencillez en nuestras vidas.

7 consejos para ayudarte a ser más expresivo y abierto

Al final, lo importante es ser feliz y estar orgulloso de lo que somos y hacemos. Con esto en mente, aquí hay algunos consejos, no sólo para hacer tu vida más fácil y feliz, sino para ayudarte a ser más expresivo y abierto.

1. Abre lo que sientes

¿Eres de los que esconden sus emociones cuando se sienten mal?

¿O te lo guardas todo dentro?

A veces no podemos evitar estar enfadados. Pero, algunos de nosotros guardamos y escondemos la ira en nuestro interior. Cuando alguien hace algo que te irrita, ¿te animas a decírselo o te lo guardas?

Si te encuentras haciendo esto, tienes que empezar a hacer cambios, ya que puede causar un gran estrés en tu vida. Todo este sentimiento te deja decepcionado e infeliz.

Finalmente, estas emociones se acumulan y salen todas a la vez. Esto no es saludable.

En lugar de eso, busca formas de liberar estas emociones de forma eficaz. Acude a un amigo y ábrelo todo. A largo plazo, esto te ayudará a seguir siendo feliz y a crecer más sano.

2. DEJA DE LUCHAR CON PROBLEMAS QUE NO PUEDES RESOLVER. La mejor lección que he aprendido en la vida es aceptar lo que venga y dejar ir lo que no pueda controlar. Si de repente te encuentras con problemas y no tienes control sobre la situación, deja de culparte por ello. Sigue adelante y acepta que tu día se ha salido de madre y que no hay nada que puedas hacer al respecto.

Si hay un drama en tu vida, puedes elegir alejarte. A la mayoría de nosotros nos cuesta dar el paso, pero hay un dicho que dice:

«El 10% es lo que te pasa, el 90% es cómo lo afrontas».

Deja de pensar en los asuntos que no puedes cambiar, simplemente déjalos ser.

3. Haz algunas cosas contigo mismo y deja el resto a los demás

Recuérdate que no puedes hacerlo todo. Haz lo que puedas y deja el resto a los demás. Tal vez seas el dueño de un negocio y, como siempre, hay muchas tareas que hacer para que crezca.

Si eres bueno en la gestión hazlo perfectamente. Asigna a personas cualificadas para hacer marketing, relaciones públicas y demás. Así no trabajarás en exceso y es una buena forma de mantenerte activo tanto fisiológica como psicológicamente.

4. Mantener una comunicación abierta

¿Te has preguntado alguna vez qué piensan las personas que quieres cuando haces algo? Tal vez pensaste que disfrutaban viendo una determinada película o yendo a un restaurante porque a ti te gustaba cuando, en realidad, no era así.

Adivinar lo que piensan las personas sin preguntarles puede crear muchos problemas. Pero iniciando la comunicación y preguntando a su cónyuge o a la persona amada lo que le gusta, se evita la falta de comunicación en el futuro. Es una buena manera de mantener una relación más feliz.

5. Prueba algo nuevo hoy

¿Tienes miedo de probar algo nuevo?

¿O te cuesta tomar decisiones, especialmente cuando estás en una situación comprometida?

Hay un dicho que dice;

«Es mejor pedir perdón que pedir permiso».

En palabras sencillas, es mejor actuar primero y disculparse después que buscar la aprobación para actuar y demorar en hacer un movimiento urgente.

Si tienes algo que hay que hacer, hazlo. Siempre que tengas confianza y estés contento, da el paso y no dudes. Intentar algo te hace mucho más feliz que fracasar en el intento.

Si no funciona, no pasa nada, al menos has aprendido algo. Pasa a la siguiente y sigue haciéndolo.

6. Vive el presente

¿Has oído alguna vez el dicho: «Vive la vida como si no hubiera un mañana»? Cuanto más vivas en el presente, más feliz será tu vida.

Lao Tzu dijo:

«Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estás viviendo el momento».

Vive tu vida y agradece las pequeñas cosas que tienes. La felicidad viene de dentro y hay que disfrutar de cada momento.

7. No tengas miedo de pedir ayuda

Pedir ayuda es una acción sencilla que parece difícil para la mayoría de la gente. La gente prefiere esforzarse en hacer lo que no debe antes de pedir ayuda. Hace falta mucho valor para aceptar que puedes hacer algo por ti mismo.

Crea una extraña sensación de miedo y vulnerabilidad, y mucha gente no quiere seguir ese camino. Una de las cosas que hace que no busquemos ayuda es el orgullo. Créeme, yo he pasado por eso. Pensé que pedir ayuda demostraría que era débil.

Nadie quiere ser visto como débil y la mayoría de la gente elige luchar por su cuenta. Al principio todo va bien hasta que aparece la ansiedad. Empiezas a preocuparte de que la gente vea a través de ti y te ves incapaz.

Pero no debería ser así. Relájate y no tengas miedo de pedir ayuda cada vez que te atasques. Verás que aprendes más y vives más feliz.

Resumen

Nadie sabe exactamente cómo será el futuro, pero lo importante es vivir de forma sencilla y más feliz. Mi deseo es que utilices estos consejos para enfocar tu vida de la mejor manera posible y tomes el control de tu propia vida.

Si estás de acuerdo conmigo, estás en el camino correcto para vivir un futuro más brillante y feliz.

¡Hazlo valer!