Estamos acostumbrados a pensar que nuestra felicidad depende de circunstancias externas. Esperamos que algo m√°gico llegue a nuestras vidas y las haga brillar.

Algunos esperamos el amor verdadero. Otros, un buen trabajo. La lista de nuestros deseos es enorme. Y es incre√≠ble que tengamos sue√Īos, que pidamos deseos y busquemos algo especial con lo que llenar nuestras vidas.

Sin embargo, la vida sucede aqu√≠ y ahora, y es un error pasarla esperando. No tiene sentido pasar por ella con los ojos vendados, esperando a que ma√Īana, la pr√≥xima semana o el pr√≥ximo a√Īo encontremos por fin la felicidad y el sentido de nuestra vida.

No va a suceder. Simplemente tenemos que empezar a vivir. Ahora mismo.

Cómo ser feliz pase lo que pase

No hay magia. En realidad, es como se crea nuestra vida.

Hay muchas teor√≠as sobre para qu√© hemos nacido y cu√°l es el objetivo de nuestra existencia. Podr√≠amos discutirlo durante a√Īos y aun as√≠ no hay garant√≠a de que encontremos la respuesta. Y adem√°s, no hay garant√≠a de que la respuesta sirva de algo.

Lo mejor que puedes hacer es dejarlo pasar y vivir tu vida hoy. Sin ning√ļn prop√≥sito. Pero sintiendo amor y felicidad. He aqu√≠ c√≥mo mantenerse feliz pase lo que pase:

1. No busques la felicidad, irradiala.

Lo sé, es difícil irradiar alegría cuando duermes mal, o tienes problemas en el trabajo. Pero míralo de otra manera. Tal vez, la razón de tu insomnio y problemas es la falta de buenos pensamientos.

No podemos detener las guerras y los cataclismos sonriendo a los desconocidos, pero podemos cambiar el ambiente que nos rodea haciéndolo.

Todo el mundo se pregunta por qué hay tan pocas caras sonrientes; por qué la gente a veces es grosera e indiferente.

No te preguntes, reduce el n√ļmero de esas personas cambiando t√ļ mismo.

Crea tus propias reglas y s√≠guelas estrictamente. Llena tu mente de pensamientos positivos y dif√ļndelos. Pronto tu entorno y tu percepci√≥n del mundo exterior cambiar√°n de forma irreconocible.

2. Deja de intentarlo.

Lo que has o√≠do: d√©jalo. Deja de esforzarte por quedar bien, deja de intentar impresionar a alguien. Deja de fingir que eres otra persona. Es tan agotador, a√ļn – in√ļtil.

Permítete un descanso. Esta loca carrera en busca de una vida mejor es una falacia.

Esta ilusi√≥n de la vida ¬ęnormal¬Ľ que el p√ļblico ha puesto en tu mente (y que afortunadamente has aceptado) te lleva a un destino equivocado. Adem√°s, te impide disfrutar del camino.

Hay muchas palabras y consejos. Ahora es el momento de escucharte a ti mismo. Y, si sientes que no es lo correcto, detente. Haz una pausa. Da marcha atr√°s. O contin√ļa haciendo lo que estabas haciendo. Pero esta vez, d√°ndote cuenta conscientemente de que lo que ocurre ahora es tu vida.

3. Disfruta de la soledad.

Es la continuaci√≥n l√≥gica del p√°rrafo anterior y la parte necesaria para ser feliz en el momento. Y no da ning√ļn miedo.

Hoy en día la soledad no está de moda, así que hacemos lo posible por evitarla y llenar nuestra vida de algo que en realidad no necesitamos. Sólo para no estar solos.

Hay toneladas de artículos que te dicen cómo encontrar a tu alma gemela, cómo casarte, cómo hacer amigos. Nos obliga a sentirnos mal por estar solos.

No te dejes llevar por estos trucos.

Si no podemos ser felices solos, serlo con otra persona parece una tarea tit√°nica.

Conócete a ti mismo. Eres increíble.

4. Mantén la mente abierta.

Paradójicamente, pero por regla general, estar solo ayuda a mantener la mente abierta.

Al profundizar en tus propios pensamientos, al explorar tus propios sentimientos, te das cuenta de que en realidad no te diferencias tanto de los dem√°s. A pesar de que parezcamos diferentes y de que tengamos trabajos y aficiones diferentes, tenemos objetivos comunes. Y eso nos hace m√°s fuertes que nada.

En cuanto entiendas esto, el mundo exterior no te parecer√° hostil. Te das cuenta de que es tu casa -nuestra casa-, todos estamos conectados y nos necesitamos mutuamente para hacer de este mundo un lugar feliz para todos.

5. Sé agradecido.

A veces miro a mi alrededor y veo gente que disfruta de sus problemas. Los tratan como si fueran lo más valioso e importante del mundo. Y si no los hay, se sienten confundidos, como si echaran de menos algo de lo que podrían quejarse.

¬ŅEres una persona as√≠? No lo seas.

Agradece las cosas maravillosas que tienes: comida en tu mesa, manta caliente, educación, trabajo remunerado. Derechos, capacidades, oportunidades. No des por sentado todas estas cosas.

La cortesía, el respeto y otros buenos modales deben percibirse como cosas habituales. Agradece cuando la gente los tenga y exprésalos. Es fácil, pero supone una gran diferencia para ambos.

6. Acéptate a ti mismo.

Ser uno mismo no es lo mismo que aceptarse. Podrías forzarte a actuar con naturalidad y seguir sintiéndote incómodo con ello y con lo que eres.

Acéptate a ti mismo. Irradia amor no sólo entre los demás, sino entre ti mismo. Permítete cometer errores, actuar de forma ilógica y ser imperfecto.

Resumen

Todo lo que he escrito arriba no significa que tengas que ser positivo permanentemente.

La melancolía, el mal humor e incluso el enfado son cosas normales. También tienen que formar parte de tu vida. Ya que la belleza de la vida está en su variedad.

Sólo tienes que pasarlo, respirar profundamente y concentrarte en lo positivo.

La felicidad es una elección. Haz la tuya.

¬ŅQu√© haces t√ļ para ser feliz? Deja un comentario abajo.