El viejo adagio dicta que «si amas lo que haces, no trabajarás ni un día en tu vida».

Aunque tópicos como éste tienen cierto mérito, encontrar un trabajo que realmente te guste es una tarea aparentemente imposible.

Incluso si te gusta tu trabajo, es probable que no vayas a saltar al trabajo pronto. Entra en la idea de poseer y operar tu propio negocio.

5 señales para iniciar su propio negocio

Desafortunadamente, iniciar su propio negocio es una empresa bastante desalentadora. Para muchos, no es una opción realista. Para otros, sin embargo, es exactamente el siguiente paso que deben dar en su carrera.

Aquí hay cinco señales de que usted puede encajar en esta última categoría: puede ser el próximo propietario de una pequeña empresa de éxito.

1. Siempre se ha dicho que los emprendedores tienen un cerebro demasiado activo.

De hecho, desconectar el cerebro puede ser todo un reto si tienes espíritu emprendedor.

Si estás en reuniones de trabajo y no dejas de pensar en mejores formas de dirigir la empresa o tienes ideas sobre productos o procesos innovadores, esto podría ser una señal de que estás preparado para tu propia empresa.

Muchas empresas surgen a partir de ideas de personas que trabajan para otra empresa: ven un problema o una idea que se puede solucionar o mejorar.

Si se te ocurre constantemente una nueva forma de hacer las cosas, haz que esa idea llegue a buen puerto. Anota tus ideas e intenta avanzar con la mejor que se te ocurra.

2. El trabajo es fácil y sientes que tu capacidad está desaprovechada

La mayoría de las personas se sienten desafiadas por el trabajo que se espera que hagan a diario.

Tanto si se trata de un reto físico como mental, la mayoría de los empleados se van a casa completamente agotados después de la jornada laboral. Sin embargo, algunas personas pueden superar constantemente su carga de trabajo.

Si usted es una de estas personas, puede ser el momento de encontrar un nuevo trabajo O puede querer maximizar su potencial y salir por su cuenta.

Tal vez haya una razón para que tu día sea un paseo: puede que necesites estar al mando e impulsar tu propia empresa.

Si puedes manejar tu carga de trabajo y sigues teniendo tiempo y energía para ser productivo, entonces intenta elaborar un plan de negocio durante tu tiempo libre.

Si identificas un producto o servicio potencial, acércate a un mentor o a un empresario establecido y comprueba si están de acuerdo con la viabilidad de tu plan.

3.

Así que lo has hecho, has tocado el proverbial techo de cristal en tu empresa.

Independientemente del motivo, significa que no puede mejorar su posición actual en la empresa. Si ha llegado a este punto porque no hay ningún puesto por encima de su título actual dentro de su industria, entonces es posible que desee considerar la posibilidad de salir por su cuenta.

Si ha llegado a la cima de la montaña dentro de su vertical, es probable que tenga toda la experiencia y los conocimientos necesarios para tener éxito por su cuenta.

Ahora bien, esto no significa que vayas a tener éxito, pero nunca lo sabrás si no lo intentas. Pon esa habilidad y experiencia a buen uso, e intenta tu propia empresa.

Recuerda lo que has aprendido e intenta centrarte en un área específica dentro de tu sector que podría mejorar, o en una mayor competencia.

4. Pasas más tiempo trabajando fuera de la oficina

Llegas a la oficina temprano, te vas al final del día y todavía tienes trabajo que hacer.

Esto no parece el trabajo para el que te has apuntado. Y lo peor es que no te pagan nada extra por este trabajo. Si este es el caso, eres un gran candidato para dirigir tu propio negocio.

Está claro que tienes el espíritu aventurero necesario en el mundo del emprendimiento, pero estás desperdiciando tu esfuerzo y otro está recogiendo la recompensa.

Montar tu propio negocio te permitirá dedicar todo ese tiempo a trabajar para ti.

Empieza diseñando y creando un plan de negocio durante ese tiempo en el que trabajas fuera de la oficina, y ve desarrollándolo poco a poco hasta que puedas dejar tu empleo y trabajar en esta empresa a tiempo completo.

Si tienes ganas de hacerlo funcionar, las cosas pueden salirte bien.

5. Los demás trabajadores reconocen tus habilidades

Seguro que muchos se creen lo más grande que ha dado la Tierra.

Pero, tú eres esa rara persona que es elogiada por sus logros dentro del lugar de trabajo, constantemente. Esto significa que has tenido éxito hasta el punto de que los demás empleados no pueden dejar de reconocer tu grandeza.

Ahora, puede que sea el momento de desplegar tus alas y llevar esa capacidad excepcional a otra parte.

A veces, la afirmación de los demás es lo que nos hace darnos cuenta de nuestro verdadero potencial.

Hasta este momento, puede que seamos tímidos y nos falte confianza para intentar hacer realidad nuestras propias ideas. Si eres grande, intenta extender esta grandeza al mundo empresarial.

Busca y ve en qué eres especialmente bueno, si hay una oportunidad de mercado dentro de ese espacio, e intenta desarrollar un producto o servicio que satisfaga esa demanda.

Tienes varias ventajas a la hora de buscar financiación: tienes confianza, estás seguro de tus capacidades y tienes una serie de referencias profesionales a las que puedes recurrir si es necesario verificarlas.

Resumen

Así que… supongo que ha llegado el momento de hacer la pregunta: ¿Estás preparado para empezar tu propio negocio?

P.D. Si quieres empezar un negocio, ¡necesitarás un plan de negocios impresionante!

Deja un comentario a continuación.