Se dice que aprendemos y heredamos cómo administrar y ahorrar dinero de nuestros padres.

Sin embargo, hoy en día muchas cosas están cambiando, y la actitud hacia el dinero también. Por lo tanto, algunos de los consejos clásicos para ahorrar dinero pueden ser muy ciertos, y algunos de ellos también pueden estar bastante anticuados.

5 reglas para ahorrar dinero que hay que replantearse

¡Aquí tienes unas cuantas reglas que te ayudarán a entender lo que debes cambiar para sentirte financieramente estable durante el resto de tu vida!

Regla 1. Siempre gasta menos de lo que ganas

De hecho, esta es una excelente idea, porque es una condición muy natural para el ser humano: cuanto más ganamos, más tendemos a gastar también.

Pero presta atenci√≥n: si todas esas compras adicionales son s√≥lo tus deseos y sue√Īos, en lugar de algo significativo y crucial para tu estilo de vida confortable, empieza a repensar la forma en que est√°s gastando tu dinero y tal vez no gastes siempre cada centavo que tienes s√≥lo porque puedes.

De hecho, ese dinero que has ahorrado será muy necesario en el futuro, por ejemplo, cuando te jubiles, o necesites pagar tus préstamos para la casa o la educación.

Siempre compensa guardar el dinero para un día lluvioso, en lugar de gastarlo todo en prendas de moda que no serán necesarias la próxima temporada. Por otro lado, si hay que comprar algo, también puedes empezar a utilizar algunos trucos para ahorrar dinero.

Por ejemplo, si no puedes vivir sin la √ļltima colecci√≥n de Ralph Lauren, busca algunos cupones de Ralph Lauren e intenta ahorrar al menos un poco.

Regla 2. El dinero no puede comprar la felicidad

La ley es tan antigua como el mundo, pero ¬Ņes totalmente correcta? La regla dice la verdad cuando se trata de saber que tienes dinero, y eso te ayuda directamente a evitar el estr√©s y la ansiedad que suele producirse cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades b√°sicas s√≥lo por falta de dinero.

Usted se sentir√° mucho m√°s libre, m√°s tranquilo y sin duda m√°s feliz cuando no tiene que ahorrar la √ļltima rebanada de pan y contar cada centavo.

Seg√ļn estudios de la Universidad de Princeton, las personas con un ingreso anual de 75 mil d√≥lares se sent√≠an m√°s felices que las que ten√≠an menos ingresos. Por supuesto, esto no confirm√≥ la regla ¬ęcuanto m√°s rico, m√°s feliz¬Ľ.

Las personas con una renta anual de más de 75 mil dólares no se sentían más felices que las que tienen menos dinero. Así que aquí deberíamos recordar una cosa: el dinero no lo es todo, y a veces cuanto más dinero se tiene, más problemas se tienen.

Regla 3. No vale la pena ahorrar dinero porque no podr√°s llevarlo contigo en la otra vida

¬ŅLa idea correcta?

Resulta que no. En la vida cotidiana, esta idea puede ser peligrosa. En primer lugar, no puedes saber cu√°ndo llegar√° tu √ļltima hora, y necesitas dinero ahora para pagar tus facturas y cubrir los pr√©stamos.

En segundo lugar, si sigues esta idea, gastar√°s dinero en varias cosas innecesarias s√≥lo porque la vida es corta, y puede que el ma√Īana no llegue.

Este comportamiento, tarde o temprano, le acarrear√° problemas financieros y le impondr√° una carga de deudas.

Además, tenga en cuenta que, en algunos casos, su cónyuge u otro miembro de la familia tendrá que responsabilizarse de sus préstamos y pagarlos después de que su tiempo en la Tierra haya terminado.

As√≠ que, tal vez, olv√≠date de esta antigua regla y mejor piensa en las personas que vas a dejar atr√°s: no querr√°s crearte m√°s problemas, ¬Ņverdad?

Regla 4. Nunca pidas dinero prestado y nunca pidas dinero t√ļ mismo

Gran idea. Pero no hoy en día.

Esta regla quiz√°s ten√≠a sentido hace 500 a√Īos, pero en la realidad de hoy en d√≠a, tenemos que pedir dinero prestado para comprar un apartamento o un coche, ¬°para tener una vida sana y funcional!

De hecho, estudios de la Universidad de Harvard han demostrado que las personas pueden lograr mucho m√°s en su vida si tienen alguna propiedad propia, que las personas que no la tienen, incluso si sus ingresos son los mismos.

Si tiene más experiencia con el dinero, puede incluso participar en inversiones y mejorar gradualmente su bienestar financiero. La gente rica sabe que el dinero hace dinero, así que en algunos casos, pedir prestado puede ser esa opción para aumentar tu calidad de vida.

Regla 5. No pidas dinero prestado a Pedro para devolverlo a Juan

Por supuesto, es una buena idea. Pero no siempre es factible.

Hoy en día, esta regla puede aplicarse a los préstamos del banco y no de los particulares. Esto significa que si usted pidió prestado dinero de un banco, no pedir dinero prestado del segundo banco para volver a la primera.

Este comportamiento sólo puede ayudarle si el segundo banco le concede un préstamo con un tipo de interés más bajo que el primero.

Por ejemplo, usted puede ahorrar si el primer préstamo bancario es el 8 por ciento anual, mientras que el segundo Рcon el 3 por ciento. Pero ten en cuenta que puedes perder mucho dinero haciendo transferencias interbancarias y meterte en más problemas de los que tenías.

Resumen

¡Gracias por leer este artículo! Echa un vistazo a más artículos sobre finanzas y emprendimiento a continuación.

¬ŅTienes algo que a√Īadir al art√≠culo? Deja un comentario.