La ley de la atracción afirma básicamente que «lo semejante atrae a lo semejante».

La idea de que al centrarse en pensamientos positivos o negativos una persona atrae experiencias positivas o negativas a su vida.

Esta creencia se basa en la idea de que tanto las personas como sus pensamientos están hechos de «energía pura». Y la creencia de que la energía semejante atrae a la energía semejante.

4 Lecciones importantes para aprender de la Ley de la Atracción

Esta filosofía ha sido ampliamente hablada y realmente se está convirtiendo en una forma de vida para los pensadores de la Nueva Era y más. La popular película «El Secreto» se basó en esta poderosa forma de pensar. Se está convirtiendo en un punto de referencia para el ámbito de la motivación.

1. Has atraído las circunstancias y las personas que están actualmente en tu vida ahora.

Es un hecho conocido que todos somos la suma de todas nuestras decisiones pasadas. Así que si tienes a alguien en tu vida que te está causando un infierno o te está sacando de tu juego, siento decirlo, pero tú lo pusiste en tu vida.

Si no estás viviendo la mejor vida que podrías estar viviendo, tú eres el que está saboteando tu propio éxito.

Así que si odias tu trabajo y no tienes una gran relación con las personas cercanas a ti, piensa en el punto en el que las cosas se torcieron, y cámbialo desde ahí.

Esto iniciará el proceso mecánico y metafísico de cambiar las malas vibraciones que estás enviando al universo y sustituirlas por otras nuevas. Esta es una ley poderosa que estás canalizando y los resultados son realmente extraordinarios.

La energía que damos atraerá cosas similares. Si emites malas vibraciones, entonces atraerás cosas malas. Lo mismo ocurre con las buenas vibraciones.

Prueba esto: Sonríe diariamente y siente gratitud por las cosas que tienes. Observa los resultados.

2. Cuando cambies tu forma de pensar, cambiarás el presente y crearás el futuro.

¿Y si te dijera que tienes acceso a lo más poderoso del universo?

¿Y si te dijera que eres capaz de escribir los planos de tu vida, ahora mismo?

Bueno, lo haces y puedes. Todo comienza con un cambio en tu mentalidad. Todo comienza cuando tomas las riendas y te conviertes en el creador. El arquitecto. El planificador de tu existencia.

La mente humana es, con mucho, lo más grande que reside en este universo y, sin embargo, gran parte de su potencial se deja sin usar y sin desarrollar.

Ese dispositivo Apple o Android que tienes en la mano, ese portátil o esa tableta, todos han salido de la mente humana. Son productos de la inteligencia humana. Son capaces de cambiar toda tu vida. Sólo tienes que cambiar tu forma de pensar.

Los grandes hombres y mujeres se han dominado a sí mismos y, lo que es más importante, a sus mentes, y tú también eres capaz de convertirte en el próximo Steve Jobs, Mark Zuckerberg, o en el próximo cambiador de juegos. Tienes el poder, así que úsalo.

3. Deja de pensar que no hay suficiente riqueza en el mundo para todos.

Esta es una gran cosa que oigo decir a mucha gente.

«Los ricos se van a apoderar de todo y no van a dejar nada para los demás».

Este dicho no podría estar más lejos de la verdad que el pensamiento de que el mundo es plano y que te vas a caer por el borde. El mundo en el que vivimos es realmente abundante y capaz de proporcionar una gran riqueza para todos. Aunque a veces esto no parezca cierto, lo es.

En un momento de mi vida llegué a pensar que si no iba a ganar la lotería o a tener un tío rico en alguna parte, no estaba destinado a ser económicamente independiente.

Fue esta mentalidad la que me impidió tomar los riesgos y las decisiones adecuadas para alinearme con las oportunidades de recibir o crear la riqueza que tanto deseaba.

¿Alguna vez has tenido un momento en el que sentiste que tenías una oportunidad que estaba hecha sólo para ti, pero nunca la tomaste porque sentiste que nunca vas a vivir de ella?

Esta mentalidad proviene del pensamiento de que no hay suficiente riqueza para todos. Sal de esa mentalidad y cree de verdad que crearás la riqueza que está destinada a estar en tu vida.

4. CREER EN EL RESULTADO ESPERADO Cree en el resultado esperado, y nada más.

Un ejemplo utilizado por Lisa Nichols en la película «El secreto» es el siguiente: Cada vez que mires dentro de tu correo esperando ver una factura, ¿adivina qué? Estará ahí.

Cada día que sales temiendo la factura, no esperas nada bueno, piensas en la deuda, esperas la deuda. Así que la deuda debe aparecer… apareció, porque la ley de la atracción siempre está siendo obediente a tus pensamientos.

Esto muestra el poder de cómo tus pensamientos cambiarán y harán variar tu resultado con todo lo que intentes.

Si tienes una nueva aventura empresarial, cree que puedes ocuparte de tu negocio el tiempo suficiente para que él se ocupe de ti y sucederá que no hay otra opción.

Si te metes en un negocio o empiezas algo con la idea de que no vas a ser el mejor en ello, entonces no le estás dando al universo otra opción, que condenarte al fracaso y a la mediocridad.

Enfoca todo lo que haces con la mentalidad de que ya has conseguido el resultado esperado y ahora sólo estás esperando a que el universo lo haga realidad.

En conclusión

Ahora tienes la opción de continuar por un camino de mediocridad y fracaso o convertirte en el creador del nuevo camino de tu vida. Tienes la herramienta más poderosa del universo en tu caja de herramientas y es hora de utilizarla.

Todas las cosas en tu vida que no quieres.

Elimínalas y su energía negativa y empieza a liberar vibraciones positivas. A continuación trabaja en tu mentalidad y en la forma de ver el mundo y las situaciones que se te presentan y cambiarás la situación.

¿Qué lección de la ley de la atracción te llama más la atención? Deja un comentario abajo.