Home Ordenadores y electrónica 18 cosas para probar cuando el mouse se congela en Windows 10

18 cosas para probar cuando el mouse se congela en Windows 10

by Margarita Rodenas Berenguer

¿Encuentra frecuentes pausas y bloqueos con el cursor del mouse en Windows 10? Múltiples razones, como configuraciones en conflicto, controladores dañados y software malicioso, pueden hacer que eso suceda.

Entonces, la próxima vez que su mouse se congele o comience a funcionar mal en Windows 10, aquí hay 18 cosas que puede intentar para que vuelva a funcionar correctamente.

Antes de que empieces

Si el cursor del mouse se congela por completo, puede usar las siguientes teclas para interactuar con el sistema operativo:

  • Tabulador y Mayús + Tabulador: cambiar entre elementos en pantalla.
  • Flechas arriba/abajo/izquierda/derecha: muévase entre los elementos en pantalla y expanda los elementos dentro de las listas.
  • Intro y espacio: seleccione (clic con el botón izquierdo) elementos en pantalla.
  • Aplicación y Ctrl + Shift + F10: revela acciones contextuales (clic con el botón derecho).

También encontrará métodos abreviados de teclado adicionales para acciones específicas a medida que avanza en la lista a continuación.

1. Cambiar de ventana usando Alt-Tab

Si su mouse se congela en Windows 10 dentro de un programa específico, entonces cambiar a otra aplicación abierta a través del Conmutador de tareas (presione Alt + Tabulador) o abrir el escritorio (Windows + D) podría ayudar a solucionarlo.

Actualice o reinstale el programa si los problemas relacionados con el cursor comienzan a repetirse.

2. Reinicie el Explorador de archivos

Reiniciar el Explorador de archivos es otra forma rápida de arreglar un cursor de mouse congelado o desigual en Windows 10.

Comience presionando Shift + Ctrl + Esc para abrir el Administrador de tareas. Luego, seleccione Más detalles, haga clic con el botón derecho en el proceso denominado Explorador de Windows y seleccione Reiniciar.

3. Salir de los procesos de consumo de recursos

Los procesos que consumen muchos recursos también pueden hacer que el cursor del mouse se congele o se comporte de manera errática. La mejor manera de verificar eso es abrir el Administrador de tareas y mirar debajo de la pestaña Procesos para ver si hay un uso elevado de CPU y disco.

Siempre puede finalizar un proceso haciendo clic con el botón derecho y seleccionando Finalizar tarea. Pero si está relacionado con una tarea crítica (como la actualización de una aplicación o un análisis antimalware), debe esperar.

4. Reinicie la computadora

Las fugas de memoria, los procesos no autorizados y varios otros problemas pueden surgir aleatoriamente en Windows 10. La forma más fácil de solucionarlo es realizar un reinicio rápido. Entonces, si aún no lo ha hecho, intente hacerlo ahora.

En caso de que su computadora parezca no responder por completo, es posible que desee realizar un restablecimiento completo en su lugar.

5. Desconecte y vuelva a conectar el mouse

Desconectar y volver a conectar su mouse también puede solucionar problemas extraños relacionados con el cursor en su PC.

Simplemente saque el cable USB o el receptor inalámbrico, reinicie su computadora y vuelva a conectarlo. Si el mouse continúa congelándose, continúe con el resto de las correcciones.

6. Limpiar el Ratón

Si ha usado el mouse durante algún tiempo, el sensor óptico que se encuentra debajo puede terminar cubierto de polvo y suciedad. Como era de esperar, eso puede evitar que registre los movimientos correctamente.

El uso de aire comprimido o un hisopo de algodón empapado en alcohol debería ayudarlo a limpiarlo rápidamente.

7. Recarga las baterías

Un mouse inalámbrico o Bluetooth que está a punto de quedarse sin batería también puede tartamudear y pausar en Windows 10. Verifique si recargar o cambiar sus baterías puede terminar marcando la diferencia.

8. Cambiar puertos USB

Cambiar los puertos USB también puede ayudar a corregir problemas en los dispositivos USB. Además, es mejor evitar los concentradores USB externos y conectar el mouse directamente para asegurarse de que reciba la energía adecuada.

Desconectar y mover otros periféricos USB, como su teclado, a diferentes puertos en la PC también podría terminar resolviendo el problema.

9. Deshabilitar el ahorro de energía para puertos USB

Es posible que su PC intente conservar energía apagando los puertos USB. Puede detener eso modificando la configuración de administración de energía de los sistemas operativos.

Presione Windows + R para abrir el cuadro Ejecutar. Luego, escriba devmgmt.msc y seleccione Aceptar para abrir el Administrador de dispositivos. A continuación, expanda la categoría Controladores de bus serie universal, haga clic con el botón derecho en una instancia de USB Root Hub y seleccione Propiedades.

En la pestaña Administración de energía, desmarque la casilla junto a Permitir que la computadora apague este dispositivo para ahorrar energía y seleccione Aceptar. Siga eso repitiendo la acción para otras instancias de USB Root Hub.

10. Ejecute el Solucionador de problemas de hardware y dispositivos

El solucionador de problemas de hardware y dispositivos de Windows 10 ayuda a solucionar problemas graves relacionados con el mouse. Puede acceder a él mediante Windows PowerShell.

Comience presionando Windows + X. Luego, seleccione Windows PowerShell y siga copiando y pegando el siguiente comando:

  • Msdt.exe -id DeviceDiagnostic

Una vez que el Solucionador de problemas de hardware y dispositivos termine de cargarse, siga las instrucciones en pantalla para resolver los problemas con el mouse.

11. Vuelva a instalar los controladores de dispositivos

Has pasado por muchas soluciones rápidas. Si su mouse aún se congela, ahora es el momento de descartar problemas de corrupción con los controladores del mouse reinstalándolos.

Para hacerlo, abra el Administrador de dispositivos, expanda Ratones y otros dispositivos señaladores, haga clic con el botón derecho en el mouse compatible con HID y seleccione Desinstalar dispositivo. Luego, repita para todas las instancias de ratones compatibles con HID.

Siga eso reiniciando su computadora, y Windows debería reinstalar los controladores del mouse automáticamente.

También es una buena idea hacer un seguimiento instalando cualquier software de soporte o controladores dedicados para su mouse desde el sitio web del fabricante.

12. Deshabilitar mejorar la precisión del puntero

Windows 10 presenta una configuración llamada Mejorar la precisión del puntero que actúa como una forma de aceleración del mouse. Pero puede producir un comportamiento inconsistente con tipos de ratones específicos, por lo que debe intentar desactivarlo.

Para hacer eso, presione Windows + I para abrir la aplicación Configuración. Luego, seleccione Dispositivos > Ratón > Opciones de ratón adicionales. En la pestaña Opciones de puntero, desmarque la casilla junto a Mejorar la precisión del puntero y seleccione Aplicar para guardar los cambios.

13. Actualizar controladores de hardware

Los controladores de pantalla obsoletos o con errores pueden generar problemas de rendimiento significativos y hacer que el mouse se congele. Intente solucionarlo obteniendo los controladores más recientes del sitio web de los fabricantes de dispositivos NVIDIA, AMD, Intel, etc.

Además, debe aplicar cualquier otra actualización de controlador relacionada con el hardware para resolver conflictos entre los distintos dispositivos de su PC. La forma más rápida de hacerlo es usando una herramienta de actualización de controladores.

14. Actualizar Windows 10

La actualización de Windows 10 puede resolver errores conocidos e incompatibilidades de controladores que impiden que el mouse funcione correctamente.

Entonces, si no ha actualizado el sistema operativo por un tiempo, abra la aplicación Configuración y vaya a Actualización y seguridad> Actualización de Windows. Luego, seleccione Buscar actualizaciones y luego seleccione Descargar e instalar.

15. Analizar en busca de malware

Los virus informáticos y el software malintencionado suelen provocar graves problemas de rendimiento y un comportamiento errático del cursor. Puede usar el subprograma de seguridad de Windows integrado de Windows 10 para realizar un análisis de su computadora en busca de troyanos, gusanos, registradores de teclas, etc.

Sin embargo, también debe realizar un seguimiento ejecutando un eliminador de malware dedicado, como Malwarebytes, para encontrar y eliminar formas ocultas de malware.

16. Deshabilitar inicio rápido

Windows 10 usa una función llamada Inicio rápido para mejorar los tiempos de arranque al guardar el estado del sistema cada vez que realiza un apagado. Sin embargo, eso también puede resultar en fallas y anomalías extrañas en diferentes versiones de PC. Así que intenta deshabilitarlo.

Para hacer eso, presione Windows + X y seleccione Opciones de energía > Configuración de energía adicional > Elija lo que hace el botón de encendido. Siga eso desmarcando la casilla junto a Activar inicio rápido (recomendado) .

17. Ejecutar escaneo SFC

Ejecutar el Comprobador de archivos del sistema ayuda a solucionar problemas graves de estabilidad en Windows 10. Si su mouse se congela por completo, debe intentar ejecutarlo.

Para hacerlo, presione Windows + X, seleccione Windows PowerShell (Administrador) y ejecute el siguiente comando.

  • Sfc/escanear ahora

Nota: si tiene problemas para interactuar con el sistema operativo, intente ejecutar un escaneo SFC después de iniciar Windows 10 en modo seguro.

18. Ejecutar escaneo DISM

En general, la mejor práctica es seguir un escaneo SFC ejecutando la Herramienta de administración y mantenimiento de imágenes de implementación (DISM). Eso debería ayudar a solucionar problemas de estabilidad adicionales en Windows 10. Ejecute los tres comandos a continuación en una consola de Windows PowerShell elevada:

  • DISM /En línea /Imagen de limpieza /CheckHealth
  • DISM /En línea /Imagen de limpieza /ScanHealth
  • DISM /En línea /Imagen de limpieza /RestoreHealth

No más pausas y congelamientos extraños

Los punteros anteriores deberían haberte ayudado a solucionar problemas con el bloqueo del mouse en Windows 10. Pero si ninguno de ellos ayudó, debes verificar si ocurre lo mismo después de conectarlo a otra PC.

Si es así, es seguro asumir que se trata de un ratón defectuoso. Así que devuélvalo para que lo reemplacen o disfrute de un mouse nuevo.

Related Posts